Adrogué: Reclaman las pericias para confirmar que Ezequiel Gauto fue víctima de gatillo fácil

A dos meses de la muerte de Ezequiel Gauto, un joven baleado por una policía en Villa Betharram en Adrogué en el marco de un intento de robo, la familia espera que las pericias balísticas determinen que todas las vainas pertenecen al arma de la acusada. Además, advierten que la fiscal a cargo del caso no investiga con “seriedad” el homicidio. 

En diálogo con DiarioConurbano.com, Yanet, hermana del joven asesinado, opinó que “se sabe que las balas pertenecen a una sola arma”.

“Nosotros sabemos que sí son del arma que le pertenece a ella y que a pesar de que intentaron levantarlas, siempre apuntamos a que ella es la responsable”, manifestó. 

Si bien desde un principio se desdobló la causa entre el homicidio de Ezequiel y el intento de robo a la policía, la familia critica el accionar judicial porque nunca fue detenida la oficial involucrada que afirmó que fue en legítima defensa.

“La fiscal Estévez tira más para ella y no está viendo el homicidio, ella ve el robo. No lo investiga con la gravedad que requiere la situación. Está más preocupada por saber quién le robó a la mina, ya hace 3 meses de la muerte de mi hermano”, aseveró. 

Por el momento, se espera el resultado de balística para determinar si las vainas recogidas en el lugar del hecho son de una misma arma de fuego. Según lo relatado, Ezequiel ya no estaría vinculado con el robo debido a que la autopsia determinó que el joven no pudo haber corrido tanto después de recibir ese disparo y que ingresó desde abajo hacia arriba, lo que confirma que él estaba agachado.

Con respecto a la labor judicial, Yanet renovó el reclamo por la detención de la acusada y opinó que “son muy lentos”. “Si ella no fuese policía, estaría detenida esperando que se resuelva el asesinato. Pero tiene beneficios y no está restringida de su libertad o dejó de trabajar por haber matado a un pibe”, alertó la hermana del joven.

El asesinato ocurrió el 13 de julio último en las calles Diomede y Castagnino cuando la agente de la Policía Federal manejaba su Fiat Mobi. Mientras el joven estaba sentado en la vereda de una pizzería, los vecinos escucharon disparos, dos de los cuales impactaron en el cuerpo de la víctima.

Luego, se determinó que dos asaltantes habían intentado asaltar a la agente y que ella había disparado. No obstante, la familia asegura que Ezequiel no participó de ese intento de robo.

Ezequiel fue trasladado al Hospital Lucio Meléndez luego de recibir un disparo pero horas más tarde falleció como consecuencia de la herida de bala. Según la dueña de una pizzería, el joven estaba sentado en la puerta del local cuando sucedió el tiroteo a pesar de lo que sostuvo la policía.