Acusado de captar por Instagram y violar a una niña en Glew, hace posteos desde la cárcel

La madre de una niña de 11 años abusada sexualmente en su casa de Glew, en febrero último, por un joven de 18, que la contactó a través de Instragram, denunció que desde su lugar de detención el acusado hace posteos a través de su cuenta en esa red social. “Así como contactó a mi hija, puede contactar a otra persona y estamos en la nada”, advirtió la mujer.

En diálogo con DiarioConurbano.com, Alba, la madre de la menor, afirmó: “Estoy indignada porque no puede ser que una persona que está preso tenga redes sociales. Esto empieza desde la fecha en que se otorgó el uso de celulares en las cárceles. Por las palabras que usa es él, las fotos son de él y la cuenta es la que tuvo siempre”.

Cabe recordar que desde fines de marzo el Tribunal de Casación Penal bonaerense autorizó la utilización de celulares a los presos de todos los penales de la provincia de Buenos Aires durante el periodo que dure el aislamiento preventivo y obligatorio por coronavirus.

El caso se conoció en febrero pasado cuando DiarioConurbano.com publicó el aberrante hecho que vivió la menor y su familia luego de que el acusado, compañero de baile de la niña, abusara de ella. El joven de 18 años se comunicaba con la víctima por Instagram y le pedía fotos prohibidas.

El sujeto está con prisión preventiva acusado de “Grooming y abuso sexual agravado con acceso carnal”. La investigación está a cargo de la fiscal María Delia Recalde, titular de la UFI 9 especialista en Trata y Delitos Sexuales de Lomas de Zamora.

Según lo relatado por la mamá de la nena, se enteró que el acusado utiliza las redes por allegados del propio detenido. “Por compañeros y amigos me enteré que saltaron publicaciones de este chico desde su cuenta de Instagram. Esto comenzó hace una semana más o menos, y hace tres días, volvió  a publicar otra leyenda y fotos de él, leyendas que solía usar desde su cuenta. Ingresé a la red y puede comprobar que esto es así”, aseguró Alba.

La madre de la victima expresó su indignación por lo ocurrido y aseguró que “nadie” le da una respuesta. “No pude comunicarme con la fiscalía. Lo último que supe es que se pedía la prisión preventiva. Después empezó lo de la pandemia y no supimos nada más”, manifestó.

Asimismo, indicó que siente “impotencia” porque, desde que ocurrió el hecho, su familia no puede usar redes sociales. Sin embargo, el joven que cometió un delito a través de las redes sociales, puede hacer uso de ellas.  “Así como contactó a mi hija puede contactar a otra persona y estamos en la nada”, advirtió la mujer.

Mabel Cáceres