Absuelven a un hombre acusado de participar de un violento robo en Lanús

En el marco de un juicio por jurados en los Tribunales de Lomas, un hombre acusado de participar de un robo a mano armada ocurrido en Lanús en 2015 fue considerado inocente. Los ciudadanos del jurado consideraron que un sólo testigo no alcanzaba para probar la imputación. En el hecho, la víctima también había sido secuestrada durante cinco hora.

Damián Daniel Salatino fue acusado por la fiscal Marcela Dimundo por el delito de robo agravado por el empleo de arma de fuego y uso impropio de las mismas. Por ese hecho ya hubo dos condenados. 

En su relato de los hechos, Dimundo, fiscal a cargo del debate, afirmó que al menos siete personas interceptaron a Roberto Bonifacio el 14 de abril de 2015 cerca de las 20.10 obligándolo a pasarse a la parte de atrás de su camioneta. Por su parte, el abogado defensor negó la culpabilidad de su asistido, resaltó la falta de antecedentes y sostuvo que al momento del hecho estaba en otro lugar rodeado de muchas personas.

Según la investigación, Bonifacio fue rodeado y golpeado con armas de fuego siendo privado de su libertad y fue obligado a guiar a los secuestradores hasta la fábrica que tenía en Quilmes. Luego de robarle más de 22 mil dólares en la fábrica, dos de ellos le exigieron ir a su domicilio y se apoderaron de 8 mil dólares más. Salatino, según la acusación, se habría ido en otro auto antes de dirigirse a la casa de la víctima. 

“Subió uno adelante y otros dos atrás, mientras me apuntaban me dijeron que los lleve para la fábrica. Cada vez que encontraban dinero me golpeaban con el arma”, especificó Bonifacio. 

También contó que cuando le pidieron que los lleve a su casa, él temió de que estuviera su esposa y su hijo. “Yo tuve un arma en la boca todo el tiempo pero rogaba que no estuviera mi hijo que tenía 10 días”, aseguró.

Luego del secuestro, la Policía logró detener a los que lo habían trasladado a su hogar y también registró la camioneta de la víctima, en donde encontraron el DNI del imputado Salatino. La defensa argumentó en sus alegatos que el DNI de su asistido había aparecido en el vehículo debido a que Salatino había perdido los documentos.

Por otro lado, prestó su una perito psicóloga que entrevistó en dos ocasiones al imputado y pudo reconstruir su historia de vida y personalidad. “Tiene rasgos narcisistas, es decir es una persona centrada en si misma con cierta inmadurez que tal vez intenta manipular los datos en su propio beneficio”, contó la profesional.

Tras lo alegatos de la fiscalía y la defensa, los jurados se reunieron a deliberar y consideraron a Salatino inocente del delito de robo agravado. Fue determinante en la decisión la falta de testigos que ubicaran al acusado en el lugar de los hechos.