A más de 4 años y sin detenidos, temen que archiven la causa por el crimen de un ex barra de Temperley

Sin detenidos ni prófugos ni nuevas pistas, el expediente por el crimen de Víctor Vichez, un ex barra de Temperley, fusilado de cuatro escopetazos en el barrio San José, en 2017, parece ir directo al archivo. Esto significaría que el homicidio quede impune.

“Ya no hay pistas firmes, se han tomado testimoniales, aparecieron algunos nombres y se investigaron pero hay pruebas contra esas personas”, se lamentaron fuentes de la investigación consultadas por DiarioConurbano.com.

Según trascendió la causa – que se encuentra en la UFI 1 de Lomas de Zamora – no tiene movimientos desde enero de 2020.

Víctor Vílchez había sido integrante de la barra de Temperley y fue asesinado el 15 de mayo de 2017.

Ese día, la víctima, de 37 años, arribó a su casa de San Juan al 1800 del barrio San José, en el partido de Almirante Brown, a bordo de un Ford Fiesta Kinetic. En ese momento, al menos una persona lo atacó a escopetazos que le ocasionaron la muerte casi en el acto. Recibió cuatro disparos de esa arma larga.

Según las primeras versiones, Vílchez era un barra vinculado con la facción de “El Topo”, que por entonces mantenía una fuerte interna con otro sector.

“Él había dejado de pertenecer a la barra un tiempo antes por algunos enfrentamientos”, indicaron las fuentes, aunque nunca quedó del todo establecido que una interna en la hinchada del Gasolero estuviera detrás del homicidio.

El crimen del hombre, quien trabajaba como auxiliar de maestranza en una escuela, es investigado por el fiscal Sergio Anauati, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 del Departamento Judicial Lomas de Zamora.