“No sé cómo hacen las mamás para superarlo, yo me quedé en el 2007”

Lanuto Ezequiel

Luego de las audiencias de prueba y alegatos en el juicio que se sigue al acusado de asesinar a Ezequiel Lanuto, en un hecho ocurrido en Fiorito en 2007, Mirta Corvalán –mamá de la víctima– dialogó con DiarioConurbano.com y aseguró sentirse tranquila por haber cumplido su deber como madre, al reconocer a quien habría disparado al momento de robarle la moto. Además, indicó que ella aún quedó en el 2007, por lo que la lectura del veredicto de la próxima semana le permitirá cerrar una etapa.

El hecho ocurrió el 14 de agosto del 2007, pasadas las 20, en la calle Darwin al 1700, en Villa Fiorito. Allí se encontraba Ezequiel, con su moto, cuando al menos dos personas – quien sería el hoy acusado más un menor, que se encuentra prófugo – se acercaron a robarle la moto, y le dispararon en la cabeza. Ezequiel fue trasladado al Hospital Evita, donde entró con muerte cerebral, y murió tres días después.

Corvalán manifestó al portal que no sabe “cómo poner en palabras” lo que vivió en el juicio, a más de diez años del hecho. “A Ezequiel, lo que le debía, lo hice. Entregué a la Justicia (al hoy acusado) y ahora está en manos de ellos” refirió, y destacó la labor de la fiscal Mariana Monti al llevar adelante el juicio. “Me sentí muy bien representada por la fiscal” afirmó Corvalán, y apoyó la decisión de pedir prisión perpetua para el acusado.

“La manera en la que lo mató, no era menos lo que tenía que pedir la fiscal. Si el resultado es lo que pidió la fiscal, será plena Justicia. Yo tengo plena seguridad que él mató a mi hijo” agregó en diálogo con el portal, una vez terminada la audiencia de alegatos.

En cuanto a sus sentimientos a la hora de afrontar un juicio diez años después de la muerte de su hijo, Corvalán indicó que “tenerlo a él (al acusad) fue muy fuerte, no pude entrar la segunda vez porque podía llegar a reaccionar, y yo no soy así”. Además, indicó que le hubiese gustado “que, cuando yo le dije que Dios lo perdona pero que yo no puedo, unas palabras de arrepentimiento”. “Él lo mató mal, lo fusiló, fue muy cerca de la frente, a una distancia muy cortita. Esa parte no la entiendo. Me hubiese gustado que me dé una explicación. Yo soy la mamá de Ezequiel, y no me dio la respuesta que yo quería, y no vi arrepentimiento” lamentó.

Por último, aseguró que “si hay Justicia, me voy a ir más tranquila porque voy a cerrar una etapa”. “Pero cuando llegue a casa y me dé cuenta que Ezequiel no está, voy a tener que saber convivir con el dolor por mis dos hijos y mi nieto. Yo no sé cómo hacen las mamás para superarlo, yo me quedé en el 2007, por eso nunca me voy a olvidar la cara de ese chico” finalizó.