A diez años, permanece impune el crimen mafioso de un informante judicial

Se trata de Marcelo Valdi, rociado con combustible y quemado en setiembre de 2004, en Adrogué. Había aportado datos en causas que involucraban a policías en extorsiones y secuestros. La hermana de la víctima, Patricia Valdi, aseguró que en los Tribunales de Lomas de Zamora “no hay intención” de investigar el caso.

Ningún detenido y sin pistas firmes. Así se encuentra, a más de diez años de su inicio, la causa judicial por el crimen de Marcelo Valdi, de 50 años, informante clave en causas por secuestros extorsivos que tenían distintas fiscalías de Lomas de Zamora. El 5 de setiembre de 2004 fue rociado con un combustible y lo prendieron fuego, en la esquina de Cordero y Seguí, en Adrogué. Falleció una semana después. Su hermana Patricia continúa pidiendo justicia.

“No hay intención de investigar y es muy posible que el crimen de mi hermano termine impune”, afirmó Patricia Valdi, en relación a la causa que por el homicidio lleva adelante el fiscal de Lomas de Héctor Toneguzzo.

El diálogo con DiarioConurbano.com, la mujer relacionó directamente el crimen a los datos que su hermano había aportado a causas en la que estaban involucrados agentes de seguridad. “Estoy segura que hubo policías detrás de lo que le pasó a mi hermano”, sostuvo Patricia Valdi, en diálogo con DiarioConurbano.com.

Marcelo Valdi aportó datos a investigaciones que en 2002 y 2003 llevaron adelante fiscalías de Lomas de Zamora contra policías por secuestros y extorsiones a comerciantes en la zona sur del Conurbano.

La hermana de la víctima recordó que varias de esas investigaciones apuntaban a dos jefes policiales: José Alberto Hernández y Darío Ibáñez.

“Yo brindé todos los detalles de las investigaciones y los nombres de los policías involucrados cuando tuve que declarar en la fiscalía. Pero ahí me dijeron que los autores no podían ser policías ya que quemar a una persona no es el modus operandi  de la Policía”, contó la hermana de Marcelo Valdi.

Durante su agonía, antes de morir, Valdi recordó ante sus conocidos que los homicidas le dejaron un terrible mensaje durante la agresión: “metiste la naríz en lo más profundo, ahora vas a oler la carne quemada”.

Patricia Valdi afirmó que “existe una mafia judicial-policial” y que su hermano falleció como consecuencia de las investigaciones sobre delitos cometidos por policías en las que contribuyó con datos.

La mujer recordó que su hermano ayudaba a personas con adicciones y daba charlas sobre el tema. “Sabía que muchos policías estaban involucrados en el narcotráfico por eso contribuía con la Justicia en esos casos”, explicó.

Por su parte, fuentes judiciales reconocieron a DiarioConurbano.com que “en la causa ya no hay pistas firmes porque se investigaron todas” y aunque aclararon que el expediente continúa en trámite.

Un crimen con tintes mafiosos. Una causa trabada. Más interrogantes que certezas. El homicidio de Marcelo Valdi parece encaminarse hacia la impunidad.