A cuatro años, una madre busca a los que atropellaron y mataron a su hija en Budge

A poco de cumplirse cuatro años de la muerte de Jennifer Rojas, una joven de 29 años atropellada por una moto que huyó tras el homicidio, la familia continúa exigiendo justicia y en la búsqueda de los responsables debido a que todavía no se los reconoció. El hecho ocurrió en Ingeniero Budge. Socorro Del Valle Rojas, madre de Jennifer, manifestó en diálogo con DiarioConurbano.com: “Lo de mi hija no puede quedar impune, siento mucha bronca porque nadie puede decir que no sabe quienes son los asesinos”.

Jennifer estudiaba Bioquímica en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y vivía en Ingeniero Budge. El 13 de noviembre de 2014 cerca de las 19 fue atropellada por dos personas que se movilizaban en una moto a metros de Recondo y Guaminí. Se estima que los dos jóvenes, que no fueron reconocidos por ningún testigo aún, se dieron a la fuga luego de acomodar la moto que había chocado contra un cordón tras atropellar a Jennifer. La joven fue trasladada al Hospital Gandulfo, sin embargo al otro día falleció por las heridas que sufrió. “Las fuerzas policiales en el momento que era fundamental encontrar pruebas, no estuvieron. Hubo tres móviles policiales cuando yo la subí a Jennifer a la ambulancia y ninguno persiguió la moto”.

Luego de cuatro años, un solo testigo se acercó a la fiscalía para prestar declaración de lo que pudo registrar aquel día. Este vecino vio que la moto era oscura y de alta cilindrada, también escuchó que el acompañante le decía al conductor de la moto: “Metele que no nos siguen”. Sin embargo, este testigo no logró reconocerles la cara.

En este sentido, Socorro aseguró: “Si tenes un accidente, te haces responsable. Una cosa es que cargues con una muerte a tus espaldas sin querer. Pero ellos se dieron a la fuga, no les interesó en lo más mínimo lo que ocurrió. Y tampoco nadie los buscó”. Por el asesinato de la joven, nunca hubo detenidos debido a la falta de pruebas.

La madre de Jennifer indicó que en un primer momento “hubo falta de apoyo de parte de la seguridad” porque hubo personas que” señalaron como estaban vestidos o a quien le robaron la moto ese día”. A pesar de los indicios del momento, al día de hoy no hay pruebas firmes de lo sucedido.

“No se puede llevar a juicio sin tener pruebas que contengan un alto grado de validez con la firma de testigos y la fiscal no puede avanzar en la investigación hacia un individuo sino sabe quiénes son”, manifestó Socorro, tras cuatro de años de búsqueda de los responsables.

La fiscal Morán, a cargo del caso, intentará rescatar los videos que tomaron el rostro de los asesinos y va a iniciar a través del Ministerio de Justicia provincial una recompensa a quienes presenten datos y pruebas sobre el hecho. “Se le dará protección a aquellos que quieran aportar alguna información, espero que no callen más la verdad que tengan y que vayan a la UFI 10 de Lomas”, planteó Socorro. Además del testimonio del vecino, se registró el atropello de Jennifer con una cámara que tomó el hecho con los responsables de espalda, es por eso que no pudo reconocer sus rostros.

“Después de cuatro años recuerdo el abandono total de parte de quienes tenían una obligación en un primer momento, me siento impotente. Pero vamos a seguir buscando justicia para Jennifer”, apuntó Socorro.