A cuatro años, esperan que juzguen al policía acusado de matar a un joven en Burzaco

Transcurridos cuatro años de la muerte de Leonel Sotelo, un joven que recibió varios disparos por parte de un Policía en 2016, en Burzaco, la familia espera que la justicia indague nuevamente al único imputado por el crimen para poder encarar un juicio oral con la calificación por homicidio agravado por su condición de policía. 

En diálogo con DiarioConurbano.com, Noemi, madre de la víctima, comentó: “La causa sigue igual, lo que necesitamos para que avance es que se lo indague porque su declaración había sido muy básica. Pienso que está encaminado y estoy conforme con lo hecho pero queremos que se agilice y sea más rápido”. 

La abogada de la familia y titular de CORREPI, María del Carmen Verdu, presentó un escrito hace dos semanas para que la justicia cite a Giuliano Armando Fattori, efectivo de la Policía Bonaerense acusado de matar Sotelo, y lo indague una vez más. De esta manera se podría comenzar a fijar una fecha para el debate oral. 

En este sentido, Noemí explicó que “el fiscal que le tomó la declaración en ese momento se puso de parte de Fattori” y “justificaba que lo había matado por la espalda”. “La última fiscal que tomó el caso antes del juicio vio que estaba mal la calificación porque no había sido un enfrentamiento”, aseveró la madre del joven. 

El juicio contra Fattori había comenzado en junio del 2019 pero la fiscalía y Verdú pidieron que se revea la carátula para que el imputado sea juzgado por el delito de homicidio calificado. Es por eso que el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora dejó sin efecto el juicio oral e hizo lugar al pedido de nulidad de la carátula de exceso en legítima defensa. 

Comprendo la situación de este año porque con la pandemia se paró todo pero yo espero y exijo que el año que viene se realice. Nosotros queremos acusarlo de homicidio porque lo que él hizo fue un asesinato, a Leonel lo mató por la espalda”, manifestó la madre de Leonel Sotelo.

Desde un principio la Policía intentó fijar la versión de que había sido un enfrentamiento pero no se pudo comprobar porque el dermotest les dio negativo a la víctima y al joven que lo acompañaba, y las vainas que se recolectaron en el lugar pertenecían a Fattori.

Sotelo recibió tres disparos en Humberto Primo y De María el 1 de diciembre de 2016, en Burzaco, por parte de Fattori, quien circulaba en su moto. Según la acusación, dos jóvenes, entre los que estaba Sotelo, se le pusieron en paralelo con otro vehículo con el objetivo de robarle. En ese contexto, según la acusación,  Fattori intentó evitar el robo y comenzó a disparar contra los dos jóvenes y mató a Leonel Sotelo, mientras que el segundo joven salvó su vida.