A 25 años, los familiares de la Masacre de Wilde reclaman que se haga el juicio oral

A 25 años de la Masacre de Wilde, los familiares de las cuatro víctimas aún esperan que el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3 de Lomas de Zamora fije fecha para el juicio oral. Los acusados son 9 ex policías. El hecho ocurrió el 10 de enero de 1994.

Los nueve imputados son los ex policías: Roberto Mantel, Osvaldo Lorenzón, Eduardo Gómez, Pablo Dudek, Marcelo Valenga, Marciano González, Julio Gatto, Hugo Reyes y Marcos Ariel Rodríguez. Este último es el único detenido ya que estuvo prófugo en esta causa durante más de 20 años.

La última novedad en el voluminoso expediente fue la resolución de la Cámara de Apelaciones y Garantías de Lomas de Zamora, en agosto de 2018, en la que rechazó los últimos planteos realizados por los nueve ex policías acusados del cuádruple homicidio ocurrido en 1994. Así se ratificó que – para las distintas instancias de la Justicia que se han pronunciado – no se trató de un “enfrentamiento” sino de un cuádruple homicidio agravado.

De esta manera, la causa volvió al Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3 de Lomas de Zamora que será el encargado de realizar el juicio oral.

Justamente la preocupación de los familiares de las cuatro víctima es que el TOC 3 demora la fijación de una fecha para el desarrollo del debate.

Raquel Gazzanego, esposa de Edgardo Cicutín, una de las víctimas de la Masacre de Wilde realizó una campaña en redes sociales para recordar el caso y exigir que los jueces fijen una fecha para el juicio oral ya que a las defensas no les quedan instancias de apelación.

Se estima que, a pesar de la complejidad del caso, no sean muchos los testigos que pueda tener el juicio oral. Luego de 25 años se especula que algunos podrían haber fallecido y otros quizás no sean hallados. En esos casos, se tomaría como válida la declaración original que hicieron en la causa.

La causa estaba prácticamente destinada a archivarse pero se reactivó en 2014 con las resoluciones de la Suprema Corte bonaerense y luego, la elevación a juicio, en función de lo decidido por ese organismo, ordenada por el juez de Garantías 8 de Lomas, Gabriel Vitale.

Los ex policías que irán a juicio oral están acusados de asesinar a un librero Edgardo Cicutín, al remisero Norberto Corbo, y a dos pasajeros de este – Héctor Bielsa y Gustavo Mendoz -, en una persecución que tuvo lugar en Wilde, el 10 de enero de 1994. Lo cierto es que los imputados nunca pudieron explicar con claridad el motivo de la persecución ni la extrema violencia que incluyó más de 300 disparos contra las víctimas, que no efectuaron un solo tiro y se les encontró a uno de ellos un arma que no funcionaba.