A 16 años del femicidio de Mónica Ríos, en Lanús, empezaron a juzgar a su pareja

En el inicio del juicio oral por el femicidio de Mónica Isabel Ríos (31), una mujer asesinada por su ex pareja en Valentín Alsina, Lanús, en 2006, familiares y amigos de la víctima afirmaron que el imputado -que estuvo 14 años prófugo- la asesinó para “quedarse con la casa” donde vivía con sus hijos.

A 16 años del crimen de Mónica Isabel Ríos, este lunes, su familia declaró con angustia que Andrés Roberto Arias, la ejecutó por la casa. Ríos había denunciado a su ex pareja por violencia de género y le habían otorgado una perimetral. El 15 de diciembre de 2006, según la acusación, en horas de la tarde, cuando se movilizaban en bicicleta por la calle Darragueira, entre Callao y Liniers, en Valentín Alsina, partido de Lanús, el hombre la arrastró de los pelos por la calle, sacó un arma y le efectuó cinco disparos y huyó.

Arias llegó a juicio oral acusado por el delito de “homicidio agravado por alevosía, con el uso de arma de fuego”. En un principio fue imputado por homicidio simple debido a que el delito se cometió en 2006 cuando aún no se había reconocido la figura de “femicidio”, que fue incorporada en el Código Penal recién en 2012.

La primera en declarar ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 10 de Lomas de Zamora fue Verónica, una de las hermanas de Ríos. “Quiero justicia por mi hermana. Si él desapareció es porque algo pasó. A mi hermana la mató por la casa, no fue por otra cosa”, afirmó.

Al momento de su declaración, Romelia, otra hermana de la víctima, expresó: “Él solo quería la casa. Ella me contó que le estaba buscando otro lugar para que dejara la casa donde estaban viviendo”.

Por su parte, Alejandra, una amiga de Mónica, aseguró que el imputado le pidió que saliera de testigo para quitarle la casa. “Me dijo que se la iba a sacar porque era de él y que ella se tenía que ir de ahí. Le dije que no cantara conmigo”, explicó, y luego manifestó: “Ella me dijo que cuando la viera sola la iba a matar”.

Según los testigos, el día del hecho, Arias pasó por la casa de la mujer y salieron con sus tres hijos. Luego los niños se habrían quedado en la casa de la hermana del imputado.

“Ese día estaba cerca de las vías cuando veo a una pareja, los dos en bicicleta. La chica se cae de la bici y él se acerca. La agarra de los pelos, la golpea, saca un revólver y empieza a disparar varias veces. No le dio tiempo a defenderse, los disparos fueron de cerca”, relató Marina, la testigo que observó el momento del ataque.

El destino de los niños

Los tres hijos de la pareja se fueron a vivir con sus abuelos maternos, en Tucumán. Este lunes declaró Facundo (22), quien tenía seis años al momento del hecho. El joven y sus hermanos viajaron para presenciar el juicio, pero en unos días se tienen que volver por trabajo.

Tengo malos recuerdos. Me acuerdo que cada vez que iba a buscarnos le gritaba mucho (a su madre), la insultaba física y verbalmente”, expresó el joven.

Y luego, agregó: “Pasó mucho tiempo. Desconfié de la policía porque no aparecía. Solo quiero justicia”.

14 años después fue capturado en Mar del Plata

Arias estaba de vacaciones con su pareja y su hija, en Mar del Plata, en febrero de 2020, cuando la amiga de la víctima lo identificó. Le dijo a un policía que ese hombre estaba prófugo de la justicia. Los policías constataron rápidamente que era cierto lo que decía la mujer.

Le dije ´cómo podes estar veraneando después de matar a la madre de tus hijos´. Lo único que hacía era bajar la cabeza. Si no fuera por mí, iba a seguir haciendo la vida que estaba haciendo en ese momento”, indicó la mujer y afirmó que el acusado “siempre decía que se iba a quedar con su casa, que era sacrificio de él”.

Arias quedó tras las rejas pero por muy poquitos días. Su defensa hizo un planteo ante la jueza de Garantías 6 de Lomas de Zamora, Laura Ninni, reclamando que el delito estaba prescripto a 14 años de ocurrido.

Entonces, el fiscal del caso, Leonardo Kaszewski, hizo una apelación ante la Sala 1 de la Cámara de Apelaciones de Lomas de la decisión tomada por la jueza Ninni. Luego de varios meses de análisis, la Cámara de Apelaciones de Lomas de Zamora resolvió que el delito no había prescripto lo que permitió que se pudiera volver a ordenar la detención de Arias.