lucia pelozoLuciana Pelozo tenía cinco años cuando fue víctima de un hecho de inseguridad en Villa Jardín, Lanús Oeste. Como consecuencia del mismo, recibió un disparo en la cabeza a manos de delincuentes y hoy tiene una parálisis en la parte derecha de su cuerpo y necesita un tratamiento con células madre y rehabilitación para poder recobrar la movilidad. Por esto, su familia comenzó una campaña en las redes sociales, para que la gente pueda colaborar con el costoso tratamiento que necesita para poder llevar adelante su niñez.

 

El 4 de junio de 2014, Luciana se encontraba con su mamá arriba de un remis, en Villa Jardín, cuando fueron interceptadas por delincuentes armados que las obligaron a bajarse del mismo. En medio del robo, Luciana fue herida de bala en la cabeza. Como consecuencia, Luciana fue diagnosticada con hemiparesia, lo que le produce la parálisis de la mitad de su cuerpo, y con ello, problemas para caminar y escribir.

Hoy, con ocho años, Luciana necesita reunir 250 mil pesos que le permita operarse para mejorar su condición de vida. La cuenta bancaria creada para recibir el dinero está supervisada por la Dirección de Asistencia a las Víctimas del Municipio de Lanús. Todas las colaboraciones que deseen hacerse para el caso, deberán depositarse en la caja de ahorros en pesos del Banco HSBC Nº 3066168697, a nombre de Federico Pelozo.

En diálogo con Diarioconurbano.com, Federico, padre de la menor, relató que el tratamiento “viene aprejado con el estímulo sensible para que pueda recuperar la movilidad”. En todos estos años, indicó, Luciana tuvo que rehacer su vida funcional a su lado izquierdo del cuerpo. “Ahora es zurda, fue un proceso largo. Tuvo que aprender a caminar, a hablar, a escribir con la mano izquierda” afirmó.

“A nivel clínico no se puede hacer más nada, con este tratamiento pasamos a otro espacio de la ciencia, y tenemos fe” confió Federico al portal.  

El tratamiento consta de dos partes. La primera se realizará en los próximos días, donde Luciana será implantada con células madres, y la segunda etapa será en la provincia de Salta, donde Luciana deberá instalarse al menos seis meses para poder realizar su rehabilitación.

Por el caso fueron condenados Pedro González Bascuñán a 13 años de prisión y Gustavo Galeano a 12. Si bien en la causa apareció nombrado en un comienzo Maxi “Turrón”, líder de la banda con el mismo nombre, nunca pudo acreditarse su participación en el hecho. “Turrón” se encuentra detenido en un centro de menores y es investigado por una decena de hechos relacionados con el robo de automóviles y el asesinado del policía Ezequiel Alifraco, también cometido en Lanús. “El que le pegó el tiro fue Turrón, pero la justicia indica que es inimputable” denunció el padre de la joven.

   
   
   
   
banner nuevo Encuentro
   

Radio URBE 97.3Mhz  

   
   
   
   
   
   
© DiarioConurbano