Espacio publicitario

   

Mell TuffnerEl Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 8 de Lomas de Zamora resolvió en las primeras horas del martes 14 de noviembre, y luego de más de dos semanas de comenzado el juicio, condenar a 24 años de prisión al único imputado por la muerte de Melisa Tuffner, una estudiante de Psicología y acróbata de Glew, que fue encontrada muerta en julio de 2015 cuando se dirigía a un centro cultural. La decisión de los integrantes del Tribunal - Nicolás Amoroso, Gustavo Ramilo y Alejandro Garlata - corresponde con lo pedido por el fiscal en la audiencia de alegatos de clausura, y recae sobre Oscar Sosa, de 30 años, quien solicitó no presenciar el veredicto.

En diálogo con la prensa, el fiscal Pablo Pando aseguró estar “conforme con el fallo, se acerca casi por completo al pedido de la fiscalía”. “En su momento la fiscalía pidió 25 años de prisión” prosiguió el representante del Ministerio Público Fiscal, y agregó que el Tribunal condenó a Sosa “por la calificación que sostuvo la fiscalía, y casi en un pedido idéntico al que he efectuado”.

“La calificación de homicidio simple es la que se ha sostenido desde el inicio de la investigación” sumó Pando, y aclaró que la misma se debe “a que no ha habido elementos probatorios que permitieran que la fiscalía pudiera ir hacia una calificación que indique una prisión perpetua”.

Para el fiscal, se había podido “acreditar que Sosa acetó la puñalada que terminó con la vida de Melisa. En sus alegatos, valoró el testimonio de la familia Tuffner, quienes sentían “acoso” por parte de él – en especial las hermanas de Melisa – y el testimonio de una amiga de la familia, quien aseguró que fue acosada por Sosa. Además, Pando se apoyó en la denuncia por violencia de género que le realizó una ex pareja de Sosa, y por la cual recibió una restricción perimetral.

En lo que respecta a las cámaras de vigilancia que captaron los últimos movimientos de Melisa con vida, caminando por la calle Almafuerte, en Glew, y seguida por detrás por Sosa, Pando aseguró que el imputado venía con “actitud sospechosa”, y manifestó que tanto a Melisa como a Sosa se les pierde el rastro en las cámaras de seguridad de la calle Almafuerte, por lo que sostiene que ambos debieron doblar en la esquina en la misma dirección. “No hay dudas de que Sosa dobló en la calle Gutierrez, detrás de Melisa” aclaró. Además, sumó que “Sosa sabía detrás de quién iba” y reprochó que el imputado, una vez ocurridos los hechos, “desapareció y nunca se presentó a declarar como testigo”.

En otra línea alegó el defensor de Sosa, Pablo Nessi, había solicitado la inmediata absolución de su defendido ya que en su criterio, los testigos presentados por la fiscalía fueron sólo “conceptuales”. En contraposición al fiscal, Nessi indicó que “las cámaras (de seguridad) no captan la esquina de Almafuerte y Gutierrez, sólo se deduce que allí doblaron”, y recriminó que “no se puede determinar si Sosa dobló detrás de Melisa o si cruzó y se fue para el otro lado”.

El domingo 19 de julio de 2015 por la tarde, Melisa Tuffner de 22 años se dirigía al centro cultural “El Gringo” de Glew en Almirante Brown, donde hacía acrobacia, pero nunca llegó. Más tarde, unos vecinos la encontraron inconsciente, tirada en la calle, en Ascasubi y Gutierrez. De allí la trasladaron los bomberos al UPA de Longchamps, donde los médicos les sugirieron a los familiares que se había caído al estar ebria.

Luego, Melisa fue derivada al hospital Sirio Libanés, en la ciudad de Buenos Aires. Allí falleció y se comprobó que había recibido una puñalada en la cabeza. Oscar Sosa está detenido con prisión preventiva desde agosto del 2015, luego de ser identificado por las cámaras de seguridad ubicadas en la zona. El detenido se lo vio en cámaras de seguridad caminar detrás de Melisa minutos antes de que sucedan los hechos.

   
   
   
   
banner nuevo Encuentro
   

Radio URBE 97.3Mhz  

   
   
   
   
   
   
© DiarioConurbano