Alvarez Depetri Dario“Es imposible que llevemos la discusión a fondo en los municipios sin afectar la gestión de los intendentes”, así reflexionaba un concejal del Frente para la Victoria (FpV) del sur del Conurbano sobre la disputa que viene desarmando la tensa convivencia entre esa fuerza el Partido Justicialista. Los dirigentes locales del peronismo quieren mantener la pelea en el plano nacional porque temen perder fuerza en los municipios. Aquí, aparecen al acecho el massismo - dispuesto a retornar próximamente al PJ – y Cambiemos, ávido por sumar referentes peronistas y oxigenar de “puros” sus gestiones.

En Lomas, el alejamiento del Movimiento Evita del FpV en el Congreso – situación que generó fuertes cruces con dirigentes del FpV – no parece que vaya a afectar la presencia de integrantes de ese espacio político en la gestión de Martín Insaurralde. Más allá de los vaivenes nacionales, el pacto entre el intendente y el diputado provincial, Fernando “Chino” Navarro está sólido.

Mientras se acerca el 2017 y con la vista puesta en lo que ocurre en el PJ nacional, Insaurralde ve cada vez más inevitable una negociación con el Frente Renovador local. Si bien ya existe un “pacto de no agresión” con un sector del massismo local, hay dirigentes de ese espacio que no ven un lugar para ellos en el justicialismo lomense.

En Lanús, la división del PJ-FpV es prácticamente un hecho. Si bien el Evita intenta no alejarse del kirchnerismo más allá de la decisión nacional, en el núcleo duro del FpV local – principalmente La Cámpora y Nuevo Encuentro – ya los consideran “afuera”. Un encuentro entre dirigentes de las distintas agrupaciones días atrás mostró dos cosas: el PJ y el Evita ya no están en los hechos en el FpV de Lanús y en este espacio las heridas de las elecciones del año pasado aún no cerraron y la discusión siempre vuelve a ese punto.

En el bloque de concejales, también la división comienza a plasmarse. Néstor Piccolo y Omar López dilatan el alejamiento del FpV aunque en los hechos ya votan en contra y el diálogo es muy poco entre estos concejales y el resto del bloque. Igualmente, ninguno está dispuesto a irse ni a echar al otro.

Mientras la lucha intestina se acreciente en el FpV-PJ de Lanús, el intendente Néstor Grindetti intenta que su mal momento público pase rápido. La inseguridad, la imputación surgida de los Panama Papers y la forzada renuncia del cuestionado juez Rubén Baca a su gestión provocaron mucho ruido en el oficialismo local. En este contexto, cobró fuerza el massismo local que reafirmó su rol de “aliado impresciendible” para el ex ministro de Hacienda porteño.

El panorama en Almirante Brown aparece bastante más calmo. Con un bloque de concejales bastante compacto, los cimbronazos de la lucha en el peronismo parece que van a tardar en llegar. En tanto, el intendente Mariano Cascallares ha logrado establecer vínculos muy aceitados – asentados en la mutua necesidad – con los gobiernos nacional y provincial.

El massismo local que supo gobernar el distrito hasta hace poco sigue viviendo una diáspora permanente. En un escenario polarizado por un oficialismo fortalecido y un Frente Cambiemos que lucha por no perder el capital político ganado en octubre, los dirigentes del Frente Renovador esperan, con cierta ansiedad, guiños a nivel nacional para saber cómo van a moverse en 2017.

En Echeverría, la cuestión presenta menos matices. El intendente Fernando Gray mantiene muy buenos contactos con los dirigentes del PJ nacional y cuenta con una ventaja: las agrupaciones kirchneristas no han logrado hacer pié en su territorio. Hábil en las negociaciones políticas locales, el jefe comunal logró en un primer momento fomentar la división del Frente Renovador y, desde el año pasado, acercar a algunos de sus dirigentes, inclusive sumarlos a su gestión como el caso del concejal Roberto Devoto.

El enfrentamiento PJ-FpV parece, hasta el momento, no tener impacto en el sur del GBA. Sin embargo, si el proceso sigue, los dirigentes deberán empezar a definirse. Esa situación no será fácil luego de 12 años de convivencia entre ex duhaldistas, dirigentes con pasado en la centro izquierda y otros referenciados sólo en el kirchnerismo. El camino que construyeron juntos deberán desandarlo, con más o menos heridas, en unos pocos meses. Ese escenario está cada vez más cerca y es inevitable

   
   
   
banner nuevo Encuentro
   

Radio URBE 97.3Mhz  

   
   
   
   
   
   
© DiarioConurbano