Intendentes FpVEn la incómoda posición de ser oposición, el Partido Justicialista arranca un año clave en su historia reciente. Golpeados aún por la derrota ante Cambiemos, sin respuestas fuertes ante las primeras medidas de Mauricio Macri, y con la presión de los militantes, los dirigentes del PJ bonaerense empiezan a dar gestos de un reordenamiento interno. En este marco, los intendentes más jóvenes buscarán tener un rol decisivo.

Con la buena experiencia de haber sido el puente entre la gobernadora Vidal y el sector más duro del bloque de diputados del FpV, permitiendo la aprobación del Presupuesto 2016, los intendentes creen que esta vez sí es el momento de encabezar una renovación que – todos coinciden – es necesaria en el peronismo, si pretende ser una opción al macrismo en 2017.

“Espinoza es un compañero con experiencia, leal, pero ya no es más intendente, y su figura está desgastada”, repiten en voz baja varios legisladores jóvenes que acompañan la movida de los intendentes dentro del PJ. El ex jefe comunal de La Matanza perdió la interna – junto a Julián Domínguez – ante el tándem Aníbal-Sabatella, una derrota que aún no terminó de pagarse.

En el grupo de intendentes que presionan por conducir, se destacan Mariano Cascallares (Almirante Brown), Fernando Gray (Echeverría), y Verónica Magario (La Matanza). En un segundo plano, aparecen Martín Insaurralde (Lomas) y Jorge Ferraresi (Avellaneda).

La jugada no parece sencilla. Por un lado, deben reunir las voluntades suficientes para avanzar hacia la conducción y bajar el nivel de las internas, pero están obligados a no peronizar la gestión local: necesitan fondos de Provincia y Nación, dominados por Cambiemos.

A este mapa de límites difusos se suma, la pelea por la conducción del PJ a nivel nacional. Mientras Cristina Kirchner permanece en un silencio que – quienes la conocen – dicen que no romperá hasta marzo, el ex gobernador Daniel Scioli ya se mostró dispuesto a ser el conductor del peronismo en los próximos años.

Enfrente, varios gobernadores se muestran alineados y buscan no ser excluidos de la batalla. A esto se suma la figura de Sergio Massa, muy incómoda para el peronismo. Necesitado de sumar apoyos, el PJ ve con buenos ojos el regreso de dirigentes del Frente Renovador pero la mayoría de los dirigentes del actual peronismo no quieren que el diputado que viajó con Macri a Davos vuelva a tener un espacio en el Partido Justicialista.

El panorama se completa con la disputa interna que se viene dilatando pero que ya sus propios protagonistas no parecen interesados en parar: el choque entre dirigentes ligados al peronismo más tradicional y otros que se sienten muchos más cómodos en la estructura abierta del Frente para la Victoria. Con el antecedente del Senado bonaerense, esta batalla amenaza con quebrar bloques en distintos espacios legislativos, atomizando la oposición.

Si en otras oportunidades, los intendentes jóvenes preferían fortalecerse en su territorio a mezclarse en estas peleas, en esta oportunidad parecen estar decididos a dar batalla y a quedarse con la conducción del PJ bonaerense , y ser tenidos muy en cuenta en la estructura nacional.

Con distintos estilos, Gray, Cascallares e Insaurralde buscarán encabezar un PJ dialoguista, que responda a la conducción nacional de Daniel Scioli. “No podemos ser confrontativos de movida. Ese sólo es un mensaje para adentro y nosotros necesitamos sumar también afuera del peronismo”, señaló un allegado al jefe comunal de Brown.

El caso de Ferraresi parece ser, ya desde lo discursivo, diferente. El jefe comunal de Avellaneda está dispuesto a ser el jefe comunal que encabece una línea interna que defienda la postulación de Cristina a nivel nacional. Una jugada complicada al estar rodeado de sciolistas.

Hay un factor común que une a estos intendentes que intentarán conducir el peronismo provincial: ninguno de ellos tiene problemas serios de gestión y menos aún cuestiones políticas ríspidas dentro de sus espacios. A este se les suma, varios guiños de confianza que han recibido de la gobernadora Vidal.

Los próximos dos meses serán vitales en el futuro político interno de estos intendentes. Muy probablemente suban sus exposiciones públicas porque saben que la batalla para conducir al PJ esta vez no se ganará sólo con consenso interno. ¿Será el tiempo de los jóvenes gobernante locales?.

    

   
   
   
   
banner nuevo Encuentro
   

Radio URBE 97.3Mhz  

   
   
   
   
   
   
© DiarioConurbano