AAVidal IntendentesLos cortes de luz, los cruces por las herencias recibidas por los nuevos intendentes y los rumores de acercamientos a la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal marcaron el final de 2015 y los primeros días de este año. El año político en la Región anticipa un largo derrotero de internas, rumores, cruces y acercamientos entre Cambiemos y el Frente para la Victoria, con el massismo como un tercero muy interesado.

En Lanús se concentró buena parte de la atención. La flamante gestión  de Néstor Grindetti, luego de recibir promesa incumplidas de Edesur, en medio de cortes que afectaban a gran parte del distrito y desgastaban el capital político del hombre de Cambiemos, decidió salir a cuestionar fuerte a la empresa.

En la tensa situación habría llegado a intervenir hasta el propio ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren.  Finalmente, un compromiso más concreto de Edesur - que el municipio mirá aún con un poco de recelo – y el descenso de temperaturas hizo que la situación por los cortes se descomprimiera.

En verdad no es algo nuevo en Lanús. Los vecinos de ese distrito, al igual que los de Lomas y Brown, han venido sufriendo los cortes sistemáticos de verano en los últimos años. De hecho, en Lanús fue la ex concejal Mabel Gagino que insistió, sin resultados, ante Edesur, en junio de 2015, para que la empresa se hiciera cargo de la situación.

Otro de los temas – quizás el más previsible – ha sido el de la “herencia recibida” por intendentes que llegaron nuevos a la gestión. En la Región, se trata de los casos de Néstor Grindetti, en Lanús, y Mariano Cascallares, en Almirante Brown.

Llamativamente, en Lanús fue el ex intendente Darío Díaz Pérez el que puso el tema en agenda. El actual senador provincial salió a responderle a un concejal que se quejó de la situación financiera del municipio.

“A Néstor Grindetti le hemos dejado un Municipio ordenado, desendeudado y con 250 millones de pesos en el banco, para pagar sueldos, aguinaldo, proveedores, recolección de basura, luminarias y todo lo que la comuna necesite”, sostuvo el ex intendente y generó un importante revuelo en el macrismo.

En verdad, la gestión de Néstor Grindetti había planificado comenzar a mostrar rápidamente obras sin hacer referencias muy fuertes a la herencia encontrada en el Municipio. Las palabras de Díaz Pérez dispararon duras respuestas del oficialismo en Lanús. Por el momento, el presunto “pacto de no agresión” entre el senador provincial y el intendente quedó, por el momento, en el freezer.

En Almirante Brown, distintos dirigentes del Frente para la Victoria también hicieron referencia a que el intendente Mariano Cascallares encontró un municipio con déficit. El actual jefe comunal guardó, hasta el momento, silencio. No es para menos: su antecesor, Daniel Bolettieri, acaba de ser elegido concejal por el FpV.

En realidad, los cuestionamientos apuntan fundamentalmente a la gestión de Darío Giustozzi y a su influencia sobre la actuación de Bolettieri al frente de la Intendencia de Brown. Desvío de fondos destinados a Educación y enormes gastos en publicidad aparecen como puntos más conflictivos que, el propio bloque del FpV, denunció tiempo atrás.

Mucho ruido viene causando el acercamiento de tres intendentes del sur del Conurbano con María Eugenia Vidal. Se trata de Martín Insaurralde, Fernando Gray y Mariano Cascallares. En el caso del jefe comunal de Brown aseguran la cuestión es meramente pragmática: el hombre de Daniel Scioli necesita fondos de Provincia para equilibrar la situación financiera del municipio.

No es esa la situación de Fernando Gray. Si bien siempre fue respetado su liderazgo en Esteban Echeverría, el jefe comunal – que va por su tercer mandato – nunca pudo sentarse a la mesa chica de la discusión en el Partido Justicialista bonaerense. Con una gestión avalada por sus vecinos, no cierra las puertas a tener una línea directa, como primer paso, con la gobernadora de Cambiemos.

Distintos es el caso de Insaurralde. El hombre fuerte de Lomas tiene blindado el Frente para la Victoria local pero, a nivel provincial, en el PJ muchos aún no le perdonan la derrota de 2013 ante Sergio Massa y los coqueteos posteriores con el ex intendente de Tigre.

En ese contexto, y ante un escenario provincial y nacional políticamente adverso, el intendente de Lomas también se mostró dialoguista con Vidal. Y Cambiemos le devolvió gentilezas: en poco más de una semana pasaron por Lomas de Zamora el presidente Macri, Vidal, Rodríguez Larreta, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, y el ministro de Seguridad provincial, Cristian Ritondo.

Acostumbrado a jugar en el límite, Insaurralde sabe que María Eugenia Vidal necesitará el respaldo de intendentes de distritos de peso. Poco identificado con el kirchnerismo más puro, el marido de Jésico Cirio podría convertirse en una tentación para un armado político fuerte de Cambiemos en el sur del Conurbano.

Más allá de estos acercamientos, el intendente de Lomas sigue dando señales hacia adentro de su gestión y hacia el FpV. Una de sus últimas decisiones de 2015 fue la designación del ex concejal y dirigente del Movimiento, Juan Francisco Navarro, al frente de la Secretaría de Salud. Así, el intendente fortaleció su alianza justamente con una de las fuerzas del kirchnerismo con más peso en la provincia de Buenos y, particularmente, en Lomas de Zamora.

Todo esto se da en el marco de la fuga y desaparición de los tres acusado del triple crimen de la Efedrina. Una situación que demostró que, efectivamente, la gobernación bonaerense es un lugar en donde el caudal político se puede perder rápidamente, en medio de internas y traiciones políticas y policiales que, muchas veces, son las mismas. 

   
   
   
banner nuevo Encuentro
   

Radio URBE 97.3Mhz  

   
   
   
   
   
   
© DiarioConurbano