Lanus AvenidaYrigoyenEl fino equilibrio que deberán atravesar los municipios de la Región tendrá por delante evaluaciones que deberá superar para evitar caer en lo que se espera como un final inevitable. Sucede que existe una fuerte vocación de nuevos intendentes de reflotar un consorcio que mantenga en línea intereses comunes y así poder ser beneficiados por las amplias arcas de la administración bonaerense, alineada con el Gobierno nacional.

El intendente Néstor Grindetti será la cabeza de un grupo de jefes comunales del sur del Conurbano bonaerense que buscará encontrar problemáticas comunes, diseños en conjunto y resoluciones únicas. Lanús y Quilmes son dos distritos de fuerte peso poblacional, electoral y estratégico en la línea de la Tercera Sección electoral. Una está comandada por el ex ministro de Hacienda porteño, la otra por el cocinero PRO, Martiniano Molina.

Si bien parece un incipiente armado en el medio de una población de municipios que demostraron el poder del peronismo, están en condiciones de recrear la soñada Área de Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) gracias a la sociedad tripartita que tiene en los tres territorios más poderosos del país en materia económica: el Gobierno nacional, la Gobernación bonaerense y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La idea de Grindetti es poner en línea a la gestión porteña del PRO con los municipios de Lanús y Quilmes. Sabe que las administraciones florecientes de Avellaneda, Lomas y Almirante Brown fueron producto de administraciones eficientes pero con financiamientos provincial y nacional.

Ahora, esos municipios, y otros que buscan resurgir con soluciones a conflictos pendientes, saben que deberán mantener una relación “cordial” con el gobierno de María Eugenia Vidal. Aunque conocen también que la principal referencia de la Región es Grindetti.

Años atrás, en pleno auge del kirchnerismo, fracasó la idea surgida desde la Federación Argentina de Municipios, liderada por el jefe comunal de Florencio Varela, Julio Pereyra: el ambicioso Consorcio de Municipios del Sur del Conurbano (Comcosur). Su caída en desgracia, a pesar de tener a todos los intendentes en el mismo espacio político, fue producto del peso que tenían cada uno de los mandatarios comunales participantes, quienes individualmente querían concentrar para sí mismo el poder surgido de la unidad de uno de los conglomerados electorales más poderosos del país.

Ahora, necesitados de fondos para terminar obras públicas fundamentales, aunque con la preocupación mayor de poder desplegar otras soluciones que no los ponga en contraste con los prometidos avances de los gobierno macristas de la Región, los intendentes peronistas se enfrentan al desafío de que un conjunto -que domina en color en el mapa aunque sin poder de caja- deba seguir los designios de nuevos jefes comunales que, para colmo de sus males, tengan el poder económico y condormen otro espacio de poder político, a quienes si los enfretan podría ser quienes les pongan freno a sus florecientes gestiones.

   
   
   
   
banner nuevo Encuentro
   

Radio URBE 97.3Mhz  

   
   
   
   
   
   
© DiarioConurbano