b_500_350_16777215_00_http___www.diarioconurbano.com_images_notas_Alvarez_Grindetti.jpgLa competencia entre el candidato oficialista a la intendencia, Julián Álvarez, y el aspirante del Cambiemos, Néstor Grindetti, es la más dura de la región y ambos exponentes apuestan fuerte con acciones de campaña constantes y la suma de apoyos. A poco menos de dos semanas para el 25 de octubre, el Frente para la Victoria (FPV) se concentra, en Lanús, en mostrar capacidad de gestión antes de una posible llegada al poder y sostiene distintas iniciativas, mientras que la alianza opositora busca más soporte en el ámbito político con la incorporación de una pata peronista. Estilos distintos que desembocan en cruces con chicanas, reclamos y cuestionamientos.


 

 

 

 

Por Manuel Rodríguez

 

Poco más de ocho puntos separaron al ganador de las PASO, Álvarez, de su más cercano perseguidor, Grindetti, y es por eso que Lanús plantea la perspectiva de una lucha política fuerte en consonancia con el escenario nacional. Quizás por eso ambos candidatos aseguran su victoria y confían en el apoyo del vecino como una reiterada frase en tiempos de comicios.

No obstante, esa parece ser la única similitud entre Cambiemos y el FPV. El resto son contraposiciones constantes, contrastes al cien por ciento que son reflejados a cada rato en los medios, la calle y ambientes políticos como el Concejo Deliberante.

El viceministro de Justicia nacional tiene su mira en dar ejemplos de capacidad política y mantiene gran presencia en las calles del municipio. Bajo la propuesta de una campaña limpia, el aspirante oficialista al gobierno local promovió ordenanzas para limitar los espacios para fijar carteles en la vía pública y para realizar murales con mensajes sobre las típicas pintadas políticas de letras gigantes.

Con los militantes a la cabeza, el kirchnerismo realiza operativos para cumplir con las flamantes reglamentaciones y embellecer los barrios con distintos trabajos, como pintar cordones y postes de luz. Esta situación provocó un importante enojo en el macrismo, que cuestionó la tarea por “usar herramientas del Estado para hacer campaña”, tema por el que desde ambos sectores vienen lanzándose chicanas y quejas desde hace varias semanas.

Junto a esto, Álvarez también apuesta a figuras fuertes como Susana Trimarco y Estela de Carlotto, quienes desde antes de las PASO expresaron su apoyo. Mientras que luego de las primarias se ha mostrado cauteloso en realizar acto masivos.

Otro de los puntos ha sido la figura del intendente de Lanús, Darío Díaz Pérez, candidato a primer senador provincial. En el sector de Álvarez analizan que – sin poder dejar resquemores mutuos de lado –  es necesario hacer un equilibrio entre la muestra de unidad con el jefe comunal y una muestra independencia con respecto a su figura, cuestionada por algunos sectores del propio kirchnerismo. Un equilibrio sumamente complejo.

En la vereda contraria, el PRO juega sus fichas en las grandes figuras que no dejan de bajar al distrito. El candidato presidencial de Cambiemos, Mauricio Macri, la aspirante a gobernadora María Eugenia Vidal, el jefe de Gobierno porteño electo, Horacio Rodríguez Larreta, o el referente radical Ricardo Alfonsín, son algunos de los nombres que pisaron Lanús para apoyar al ministro de Hacienda de la Ciudad de Buenos Aires.

Si bien queda poco tiempo para las elecciones generales, todavía hay posibilidad de que exista un nuevo conclave amarillo en el distrito y este podría ser  con todo la estructura política de la coalición opositora.

Además, al igual que el discurso que empezó a mostrar Macri, el candidato local reafirmó su idea de apertura hacia sectores peronistas y encolumnó detrás de sí a algunos de ellos. Primero fueron Martín Borget y Eduardo Di Pasquale, excandidatos massistas que dejaron su lugar al lado de Nicolás Russo para sumarse a Grindetti, y luego fue el concejal e histórico dirigente peronista Alberto Torres, que también abandonó el Frente Renovador para poner la estructura del Movimiento Peronista Bonaerense a disposición del ministro de Hacienda porteño.

El apoyo de estos sectores no sólo promete sumar votos para el PRO, sino también reforzar la fiscalización con la experiencia y el lomo curtido en el recuento de votos que tiene el peronismo.

En una elección compleja, y con un Sergio Massa en crecimiento, el candidato a intendente del Frente Renovador, Nicolás Russo, es mirado atentamente por Álvarez y Grindetti. Saben que el resultado dependerá en buena medida de la performance electoral del ex presidente del Club Lanús.

En el massismo local hay cierto malestar con Russo. Lo acusan de no contener a los dirigente que fugaron a Cambiemos y de estar muy cerca de acordar con el candidato local del Frente para la Victoria, provocando una pérdida de identidad del Frente Renovador.

A menos de 15 días, el FpV y Cambiemos se juegan mucho en Lanús y la intensidad de la campaña parece seguir en escalada y sin techo. El 25 de octubre será el momento de evaluar la efectividad de los métodos y los búnkers brindarán el panorama más contundente.

   
   
   
   
banner nuevo Encuentro
   

Radio URBE 97.3Mhz  

   
   
   
   
   
   
© DiarioConurbano