ERICA“Quiero decirles que espero justicia. Hace 8 años que solo digo la verdad. Yo no la maté, ella se fue”, aseguró Daniel Lagostena, ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 9 de Lomas de Zamora en la continuación de la audiencia de alegatos del juicio por el femicidio de Erica Soriano, ocurrido en agosto 2010. El miércoles de la semana próxima, el TOC 9 dará a conocer el veredicto.

El único imputado es Lagostena, quien era pareja de la víctima y se lo acusa de “homicidio en concurso ideal con aborto en contexto de violencia de género”.

En esta nueva audiencia de alegatos, Gustavo Della Maggiore, abogado defensor y quien solicitó la absolución, planteó que frente a la inexistencia de un cuerpo con pruebas, no se puede demostrar “el móvil del presunto homicidio”. Además indicó que las pruebas de la fiscalía sobre la relación entre Lagostena y Soriano cayeron en “conjeturas al hablar de celos y desgaste”.

La fiscal de la causa, Marina Rocovich, había pedido prisión perpetua y le cuestionó al abogado defensor que se refiera a Soriano como si estuviese viva y se haya ido. Una vez más, Rocovich remarcó que Erica nunca hubiese abandonado a su primera hija, Florencia.

Rocovich consideró que el móvil del homicidio fue la negación de Lagostena a que Soriano se reúna con su familia aquel 21 de agosto de 2010. En este sentido, señaló que  el acusado se dio cuenta que Erica ya no quería continuar la relación y por eso la asesinó para luego hacerla desaparecer en el crematorio de Lanús.

Marcelo Mazzeo, abogado querellante, advirtió que con la investigación resaltó varios antecedentes en los cuales no hubo cuerpo para distinguir pruebas pero que se pudo comprobar la autoría de los condenados en el crimen. “Que no se haya encontrado el cadáver no significa que no se pueda comprobar la culpabilidad”, aseguró.

 

   
   
   
   
   
   

Radio URBE 97.3Mhz  

   
   
   
   
   
   
© DiarioConurbano