Santillan Paula UnoA un año de la muerte de Paula Santillán, una mujer asesinada en la puerta de un boliche de Ingeniero Budge, y con un único detenido en la causa, identificado desde el primer día como Carlos Martínez, la familia de la víctima continúa reclamando el traslado a un penal del acusado. Patricia Besares, mamá de Paula, manifestó a Diarioconurbano.com que va a “exigir” a la Justicia el pronto traslado, y aseguró: “voy a seguir, no voy a parar hasta lograr Justicia”.

Patricia, a un año de la muerte de su hija, refirió que este último año, para la familia “fue un desastre”, al tener que atravesar no sólo la muerte de Paula, sino también meses de incertidumbre hasta que se logró apresar a Martínez, que había sido señalado por la familia y por testigos, desde el primer día, como el autor de los disparos. “Este año fue un desastre para nosotros. Llega la tarde y es esperar a que venga, esperarla los fines de semana que ella no trabajaba” recordó Patricia, quien hoy se ocupa de sus tres nietos – de 5, 14 y 20 años – quienes “tienen sus días” en este proceso.

“Para nosotros parece que hubiese pasado ayer” manifestó la madre de Paula, quien organizó para el día lunes una misa en Liniers, lugar donde trabajaba su hija, a la que concurrirán amigos, familiares y compañeros de trabajo.

En relación a la causa judicial, Patricia indicó al portal que Martínez, desde septiembre pasado, “sigue detenido en la alcaldía de Avellaneda”, mientras que la persona que se encontraba con él en el auto aquella madrugada, sigue prófuga de la Justicia. Si bien Patricia sigue pidiendo que Martínez sea trasladado a un penal, destacó que el acusado “no mandó más mensajes” a la familia, tal como lo había hecho meses atrás al lograr conseguir el teléfono de Patricia.

Siguiendo esta línea, Patricia ponderó el trabajo que realizó junto con testigos presenciales del hecho, desde el primer momento. “Nosotros sabemos que fue él quien disparó, los testigos lo vieron, no hay equivocación” refirió Patricia, quien afirmó haber tenido “suerte” de contar con testigos, y de poder presentar el mismo día de la muerte de Paula fotos del auto desde el que se disparó y de la persona hoy acusada. Por otro lado, destacó el no haberse “quedado” quieta en la causa. “El mismo día que fue a buscar el acta de defunción, me fui a la Municipalidad de Lomas y hablé con el jefe de Gabinete, a quien le pedí que no se abra más el boliche” recordó.

En cuanto a la persona que se encuentra prófuga, de la cual se mantiene en reserva su nombre para no entorpecer la investigación, Patricia indicó que “se tenían sospechas de donde podía estar”, pero aún no hay noticias al respecto.

“Mi idea es que los condenen y que paguen lo que tengan que pagar. Ella no le hizo daño a nadie” continuó Patricia en comunicación con el portal, y puntualizó en que Martínez “destruyó una familia, dejó a hijos sin su madre”. Por último, Patricia denunció que “acá te matan y no pasa nada, ese es mi miedo. Pero voy a seguir, no voy a parar hasta lograr Justicia”.

Paula Santillán, de 37 años, fue asesinada de un disparo en la cabeza, en la puerta del nombrado boliche bailable de Ingeniero Budge, en Lomas de Zamora, cuando un desconocido baleó el frente del local desde un vehículo. Por el momento, no hay detenidos y se estableció que los balazos fueron parte de una agresión de un grupo de jóvenes al boliche. Uno de ellos habría sido sacado por patovicas del lugar, poco antes del fatal desenlace y regresó en el marco de una sangrienta venganza.

En los primeros días de septiembre de 2017, a cinco meses de la muerte de Paula, un joven de 23 años fue detenido acusado de haber disparado en la puerta del boliche aquella noche. La detención del acusado fue materializada por personal de la División Homicidio de la Policía de la Provincia, por orden de la UFI 1 de Lomas de Zamora. El joven, que momentos antes había mantenido una pelea con un patovica de esa disco, regresó y baleó el frente del local desde un vehículo.  

En relación a la situación del boliche, que luego del hecho fue clausurado y abierto nuevamente sin permiso municipal, Patricia aseguró que hoy en día continúa cerrado gracias a las protestas que realizó junto con familiares y amigos de Paula, para evitar una nueva situación como la que vivió su familia.

   
   
   
   
   
   

Radio URBE 97.3Mhz  

   
   
   
   
   
   
© DiarioConurbano