agustin hernandezA pocos días de cumplirse un año de la muerte de un joven en Temperley, luego de ser asaltado, golpeado y arrojado del puente peatonal que atraviesa la estación de ferrocarriles de dicha localidad, una fiscal de Lomas de Zamora solicitó la elevación a juicio para tres de los cuatro acusados por el crimen. Si bien aún se espera la decisión del juez de Garantías 8, Gabriel Vitale, desde la familia del joven Agustín Hernández, de 22 años, piden que se haga “justicia”, y que se juzgue al menor que participó en el hecho.

Mabel Lois, titular de la UFI 6 de Lomas, pidió días atrás la elevación a juicio por “homicidio en ocasión de robo” a Ezequiel Adolfo Duarte y Jean Alejandro Palomar, de 30 y 23 años respectivamente, y Andrés Avelino Espíndola, de 27 años. Por el hecho, aún hay una persona prófuga. Se espera que en los próximos días, el juez de Garantías convalide o rechace el pedido de elevación a juicio oral realizado por la fiscal.  

Cristina, mamá de Agustín, dialogó con Diarioconurbano.com y manifestó que si bien la causa fue caratulada como “homicidio en ocasión de robo”, para ella “también tendrían que agregarle vandalismo, ya que fueron cuatro los participantes, más allá que el cuarto fue un menor”.  “Espero que se haga Justicia, nada más que eso, que los culpables paguen lo que hicieron” pidió la madre del joven, pero lamentó: “nada me va a devolver la vida de mi hijo”. 

“Sobre mi hijo tengo los mejores recuerdos, y siento un enorme dolor por su pérdida” continuó Cristina, para quien “cada día es más difícil, todos los días me levanto y me acuesto pensando en él”. “Él era mi compañero, era especial, estaba siempre para todos” recordó a poco de cumplirse un año de su muerte, y aseguró que Agustín “había terminado su secundaria y estaba pensando en entrar a la policía”.

“Me había dicho que iba a trabajar, y que en 2017 iba a anotarse en la policía local. Ya estaba preparando todos los papeles que le pedían para entrar” relató Cristina, y recordó la muerte de su madre hace pocas semanas, quien “se puso tan mal con su partida (de Agustín)” que no pudo con su tristeza. “Nadie se imagina el daño que nos hicieron al arrebatarle la vida a mi hijo” sentenció. 

Por último, agregó que Agustín era papá de una niña, que ahora tiene 2 años, y lamentó que “no va a conocer a su papá”. “Él, en lo poco que podía, ayudaba a su hija. Por ella quería ser alguien y no lo dejaron, es todo tan triste” finalizó.

Los detenidos por dicho caso son “trapitos” de la zona, que solían dormir en los alrededores de la estación de Temperley. Agustín, de 22 años,  fue golpeado por cuatro delincuentes cuando se encontraba en el puente con dos amigos. El ataque terminó cuando uno de los agresores lo golpeó con una tabla, la víctima trastabilló y cayó por los escalones del puente que une las calles de Avellaneda al oeste y 14 de julio en el lado Este de Temperley.

Agustín Hernández – que había ido a rapear a la plaza Espora de Temperley antes del hecho – falleció el sábado 24 de diciembre de 2016 por la noche en un centro asistencial de La Matanza, como consecuencia de los golpes recibidos. Los delincuentes le terminaron robando la billetera y las zapatillas.

Dos días más tarde varios “trapitos” de la zona fueron llevados como testigos a la Comisaría de Temperley. Algunos de ellos vivían debajo del puente de 14 de julio, situación que fue numerosas veces denunciada por los vecinos del lugar. La sorpresa fue que los dos jóvenes que acompañaban a Agustín también fueron a la Comisaría a prestar una declaración como testigos. En ese contexto se cruzaron con el grupo de “trapitos” y reconocieron claramente a dos de ellos como los autores de la agresión del viernes por la noche.

   
   
   
   
   
   

Radio URBE 97.3Mhz  

   
   
   
   
   
   
© DiarioConurbano