UOM Avellaneda: “Es preferible hacer un plan de suspensión y discutir el porcentaje”

Desde la UOM adelantaron que los trabajadores que no trabajen cobraran solo el 70% de sueldo, es decir, sufrirán una reducción del 30% en su sueldo. En la Región la situación no escapa de la realidad a nivel nacional, y desde la sección Avellaneda del gremio advirtieron que hubo suspensiones y reducción salarial en pequeñas y medianas empresas.

En dialogo con Diarioconurbano.com, el secretario adjunto de la UOM Avellaneda, Daniel Daporta, intentó poner paños fríos en la situación y aclaró que la reducción salarial “todavía es algo que recién se habla con las cámaras empresariales y no está definido”.

“La organización nunca va a ir por menos de un 75%, o sea que no hay nada confirmado, no está firmado el acuerdo y es una propuesta que nació desde la CGT, pero oficialmente no hay nada”, precisó el dirigente gremial.

No obstante, advirtió sobre la complicada situación que atraviesan las pequeñas y medianas empresas en el Conurbano al advertir que “en zona sur la gran mayoría de las empresas son pymes y no están en condiciones de afrontar esta crisis, según lo que ellos manifiestan, sin producir los salarios”.

Frente a esta situación, el representante de la UOM en la seccional Avellaneda planteó que desde el gremio “se trata de hablar con las empresas, constatar la situación, ver si es real la problemática, y en base a lo que ocurre uno se sienta a dialogar” y subrayó que “la prioridad es la salud, la cuarentena se tiene que respetar”.

En ese sentido, indicó que “hay algunos casos de suspensión en zona sur, que son planteados por los mismos delegados de las fábricas que están organizadas” y aseveró que “como gremio se prioriza la salud y las fuentes de trabajo”.

Asimismo, analizó que “es preferible, que para poder cumplir con la cuarentena y que la gente tenga un ingreso, buscar la manera de hacer un plan de suspensión y discutir el porcentaje”.

En cuanto al descuento que se discute, detalló que “si se habla de porcentaje equilibrado, es el gasto que tiene el obrero durante el movimiento diario de trabajo, viatico, comida y aportes sindicales” y sostuvo que “la organización también pierde por preservar la fuente de trabajo”.

“Aquellas fabricas que no están organizadas ni tienen la representación gremial padecen la presión del empleador y nosotros no podemos intervenir, y a veces, la única opción es elegir lo que dice la empresa”, sentenció.

Por Edgardo Núñez