Trabajadores de universidades estiman volver a la presencialidad completa en el 2022

En el contexto del relajamiento en las medidas por la pandemia de coronavirus, desde la Federación Argentina de Trabajadores de Universidades Nacionales (Fatun), el dirigente José Arteaga destacó la adecuación del sector para readaptarse a “la nueva modalidad” y volver, de forma gradual, a las clases presenciales. La apuesta, señaló, es que el próximo año las aulas vuelvan a contener al alumnado.

“Nosotros estamos trabajando cien por ciento. Los alumnos asisten para los exámenes o para alguna práctica en la Facultad de Ingeniería y en la de Ciencias Agrarias, si no, es todo virtual”, expresó en diálogo con Diario Conurbano.

Si bien remarcó que los esfuerzos están orientados a ampliar la presencialidad, admitió que, “el flujo de personas que habitualmente concurre al lugar hace que sea imposible (volver a) las clases como si fueran normales, sin afectación de la pandemia”.

En ese sentido, recordó que la Universidad Nacional de Lomas de Zamora (UNLZ) tiene una matrícula superior a los 38 mil alumnos, concentrados en su mayoría en las facultades de Ciencias Sociales, Derecho y Ciencias Económicas.

Con miras al ciclo 2022, Arteaga se mostró optimista y reparó en que la expectativa es positiva  ya que “a medida que las personas se vayan vacunando y disminuya el nivel de restricciones, irá aumentando el nivel de presencialidad”.

“En los organismos públicos tienen que ingresar con las dos dosis. Creemos que se actuó de manera acertada y que se han tomado todas las medidas del caso”, evaluó y recordó que – tanto en el personal docente, no docente y en los estudiantes- los índices de vacunación son elevados.

Por otra parte, el referente gremial se refirió a la paritaria 2021 del sector y mencionó que el aumento que recibirán será de entre 45 y 47 por ciento, “pagadero a febrero”, además de un bono de seis mil pesos para todos los trabajadores.

“Si no o hay un desfasaje en el índice de inflación, se esperaré que las negociaciones se vuelvan a iniciar el año que viene”, relató y recordó que el acuerdo incluye una cláusula gatillo que implica la posibilidad de reajustar según los ´índices inflacionarios.