Trabajadores de Ran Bat quedaron en la calle y no saben si recibirán el pago de julio

Los trabajadores de la fábrica de baterías Acynur, ex Ran bat, del partido de Almirante Brown, acampan desde hace tres días para que los dueños vuelvan a reabrir sus puertas y el lunes tendrán una audiencia para resolver la situación. En diálogo con DiarioConurbano.com, uno de los trabajadores explicó lo sucedido: “El lunes nos presentamos a trabajar y nos encontramos con las puertas cerradas y con cadenas y cuando nos comunicamos nos dijeron que estaban en la quiebra, que no podían más”

Los trabajadores denuncian que además de no haberles informado previamente de que la fábrica iba a cerrar, les adeudan horas extras, la quincena trabajada de julio, los retroactivos de paritarias y el del aguinaldo.

Según lo explicado, hasta la semana pasada habían trabajado de manera normal y los dueños los habían “dejado tranquilos” de que la fábrica “estaba bien”. Sin embargo, los trabajadores se encontraron el lunes con las puertas cerradas y esperan que vuelvan a reactivar la fábrica. 

“Vamos a estar acampando hasta que se dignen a abrir la puerta de la fábrica. Queremos volver a laburar, no se hacen así las cosas, queremos seguir laburando porque venía normal la cosa y hay laburo para hacer”, manifestó Jonathan que trabaja hace ocho años en Acynur

En el día de hoy los trabajadores iban a mantener una reunión con el abogado de los dueños luego de que presentaran un petitorio para que se los reintegren a sus puestos de trabajo y se les abone lo adeudado. Sin embargo fue cancelada y se amplió la reunión para el lunes que contará con la participación de un representante del Ministerio de Producción y Trabajo. 

En este sentido, Jonathan sostuvo que los dueños, Rubén y Alejandro Navarro, les explicaron que “no sabían si iban a poder pagarles lo que adeudaban”. “Laburamos toda la quincena, hicimos el laburo de varios, que nos digan que van a ver cómo nos pagan es horrible. Nos dejaron en la calle”, aseveró. 

Los trabajadores destacaron que se vieron “sorprendidos” y que no quieren “indemnización”, sino que pretenden “volver a trabajar”. “Hasta el sábado salía mercadería y nos dejaron tranquilos así que vamos a esperar una solución”, explicó. Los empleados despedidos de las fábricas de Coca Cola, de Cresta Roja y movimiento sociales se solidarizaron con la situación actual.