Burzaco: Trabajadores de la ex Gotan denuncian presiones de los dueños para que dejen la fábrica

Trabajadores de la ex fábrica metalúrgica Gotan, ubicada en el Parque Industrial de Almirante Brown en Burzaco, denuncian presiones del dueño del galpón donde se ubica mientras que las maquinarias se encuentran judicializadas y el conjunto de empleados buscan constituirse como una cooperativa.

Tras la quiebra de la fábrica que produce mobiliario urbano y corporativo, los trabajadores realizaron todos los intentos por constituirse como una cooperativa y así preservar la fuente de trabajo, pero ahora, los dueños del lugar los presionan para abandonar las instalaciones.

“El dueño del galpón nos está pidiendo que nos vayamos porque no le redituamos”, alertó el representante de los trabajadores, Martín Rodríguez, en diálogo con DiarioConurbano.com.

No obstante, admitió que “es lógico que él (el dueño) reclame, pero se olvida que todo está en medio de una judicialización”, mientras que el secretario, Néstor Embriaco, advirtió que “Lamberti (el anterior propietario de Gotan) dejó un montón de acreedores, entre ellos el dueño del galpón, y por eso hasta que el juez no dictamine que las máquinas son nuestras no se las puede mover”.

“Somos los mayores damnificados de toda la situación porque lo único que queremos es seguir trabajando y no perder los puestos de trabajo”

Desde octubre del 2019, el personal custodia las maquinarias de la metalúrgica luego de la “fraudulenta” quiebra que tuvo a manos de su propietario, Horacio Lamberti; quien ejerce desde 2016 como coordinador de Parques Industriales, área perteneciente al ministerio de Desarrollo Productivo de Nación.

“Se facturó mucha plata en los últimos años con trabajos relacionados con la obra pública que Lamberti consiguió por su cargo, pero esta iba a otra firma de ellos que ya tiene otro galpón, mientras a nosotros nos dejó de lado sin indemnización. Esta quiebra fue a propósito, estuvo prevista, no fue por falta de entrada de plata”, denunció Rodríguez.

Una de las tantas deudas que quedaron en el camino es con el dueño del galpón donde se erige Gotan, sin embargo éste “reclama por el tiempo que estamos acá y nos pide que nos vayamos  o le paguemos algo, pero ni siquiera tenemos un contrato de alquiler con él” confesó Embriaco.

“El problema es que no estamos produciendo como para llevarnos plata cada uno y además pagar impuestos. A eso hay que sumarle que estamos en el proceso para convertirnos en cooperativa”, lamentó el secretario.

Actualmente los trabajadores de la ex Gotan reciben un fondo de desempleo que ronda los 10 mil pesos, por lo que intentan incursionar en nuevos mercados. Por eso, desde que comenzó la cuarentena, crearon y donaron arcos sanitizantes y dispensers, que permiten su aplicación en las manos con tan solo pisar una plataforma, a los hospitales Luisa C. Gandulfo de Lomas de Zamora, Dr. Arturo Oñativia de Almirante Brown y a una salita de Villa Azul, en Avellaneda.

Además, continúan con una olla popular para, en simultáneo, ayudar a los vecinos necesitados y visibilizar la problemática de la ex Gotan. La misma se ubica en H. Yrigoyen y Junín, en el Parque Industrial de Burzaco.