Suteba ve “muy lejana” la vuelta a las clases presenciales en el Conurbano

El Secretario General de SUTEBA Lomas, Javier Perín, aseguró que en la provincia de Buenos Aires “falta un protocolo que garantice las clases cuidando la salud, además de las condiciones edilicias para esto”, motivo por el cual consideró que “la vuelta en el Conurbano es una cuestión muy lejana”.

El dirigente docente de Lomas de Zamora afirmó que “falta un protocolo claro en la provincia construido por todas las partes del sistema educativo bonaerense en el que se garantice la vuelta a clases cuidando la salud de los alumnos, docentes, directivos y auxiliares, además de las condiciones edilicias necesarias para esto”.

Por eso, en diálogo con DiarioConurbano.com aseguró que “la vuelta en el Conurbano es una cuestión muy lejana” pese a que en algunos distritos donde los contagios son casi nulos si hay una posibilidad de retorno a las aulas aunque sea de manera escalonada.

Sin embargo Perín pidió “tener mucho cuidado” porque pese a que “desde el Gobierno Nacional se vienen dando vastas demostraciones de que en todo momento se prioriza el cuidado de la salud”, también consignó que “la vuelta a clases sin el acondicionamiento edilicio necesario puede retrotraer o complicar la situación de distritos que nunca estuvieron en dificultades con el Coronavirus”.

En cuanto a Lomas de Zamora, el Secretario General de la seccional local de SUTEBA consideró que “es muy difícil la vuelta en el distrito porque hay instituciones que todavía no se lograron recuperar después de cuatro años de abandono y desinversión”.

“Pensar en una vuelta a clases en las casi 50 escuelas que no tienen agua por falta de presión en Santa Catalina, Villa Albertina y Lamadrid y que necesitan del trabajo de AySA en el lugar, es muy difícil” admitió y agregó.

“Incluso considerando el distanciamiento social en las aulas en todas las escuelas secundarias que se conformaron, no tuvieron acompañamiento de inversión en infraestructura y terminaron muchas de ellas en finales de pasillos con falta de luz, ventilación y la cantidad de metros cuadrados necesarios por alumno, es complicado pensar en que vuelvan las clases en esas condiciones”.

En esa línea, también consideró que “dentro de un mismo distrito existen realidades muy dispares” y eso refuerza la necesidad de un protocolo generado “por medio del debate desde dentro de cada una de las comunidades educativas e instituciones”.

“El ideal del lugar donde tiene que transcurrir el acto de enseñar y aprender es en las escuelas, en las aulas, con la presencialidad que vincula al alumno con el docente”, remarcó Perín.

Y estimó la necesidad de “generar los recursos necesarios para que la pandemia sea un antes y un después” con la creación de una ley provincial que destine fondos a infraestructura con “indicaciones bien claras de dónde tiene que ir y en qué forma usarse” para “darle de una vez por todas solución a la problemática”, expresó.

Mientras tanto “habrá que pensar cómo y cuándo volver sin exponer la salud de nadie” porque “la pandemia generó un nivel de complejidad enorme para todos” a la par de “crear de un día para el otro un sistema de clases virtual” que destapó “enormes dificultades de conectividad” para algunos sectores sociales pese a que con el pasar de los días hubo una mejora en ese sentido.

Asimismo Perín remarcó que “el horizonte, el ideal que es la presencialidad no puede ser reemplazado por ningún sistema de aula virtual o aplicación de videoconferencia” aunque cualquier retorno a las aulas “que sea acercarse a la ‘normalidad’” es considerada “un paso adelante” mientras “el objetivo sea la vuelta a las clases presenciales sin abandonar la pelea por las mejoras edilicias y en la conectividad”.