Suteba reclamó “reeditar el programa Conectar Igualdad”

La secretaria General de la seccional Lanús de Suteba, Liliana Rossi, sostuvo que pese al beneficio que se brindó al sector con créditos blándos para la adquisición de computadoras, la solución en cuanto a la conectividad “es reeditar el programa Conectar Igualdad”.

Pese a que los docentes agotaron en un día el stock de 25 mil computadoras dispuesto para su adquisición con créditos a tasa subsidiada del Banco Nación, desde SUTEBA Lanús su titular aseguró que “la solución es reeditar el programa Conectar Igualdad” para que maestros y alumnos puedan superar problemas de conectividad y tener clases a distancia sin problemas.

Si bien “este programa es un beneficio para todos los docentes”, en diálogo con DiarioConurbano.com reveló que Ctera considera que “es el Estado el que debe proveer de forma gratuita los insumos necesarios para que los trabajadores de la educación puedan realizar sus funciones en el contexto de virtualidad porque en el marco de la pandemia la computadora se volvió una herramienta indispensable”.

“La solución es volver a instalar el programa Conectar Igualdad y proporcionar de computadoras a alumnos y docentes ante la gran necesidad actual y las proyecciones a mediano plazo que estiman una vuelta dual, con tiempos presenciales para algunos grupos y de virtualidad para otros”, advirtió Rossi.

Y afirmó que la modalidad a distancia “llegó para quedarse” y “no se puede sostener el trabajo sin tener conectividad”, al menos “hasta que aparezca una vacuna y se pueda volver a pensar a la escuela como antes”.

El reclamo, que fue parte de acuerdo paritario nacional de principios del ciclo lectivo, aún no se cristalizó aunque el sector transita en la provincia una etapa de paritaria con las comisiones técnicas Salarial y de Condiciones de Trabajo tal y como se había estipulado, por lo que cabe la posibilidad de que en terreno bonaerense pueda formalizarse el pedido de entrega de computadoras para facilitar la tarea de “enseñanza en contexto de virtualidad”.

Otro de los puntos de conflicto esgrimido fue el techo establecido de cuatro salarios mínimo vital y móvil para el acceso al crédito para computadoras, así como también la imposibilidad de docentes de alumnos y de educación especial de obtenerlo y trabas relacionadas con la situación financiera particular de algunos que lo pidieron.

“No es un beneficio universal y eso generó mucha crítica entre los docentes, porque más allá de pedir que la patronal se haga cargo de los equipos también había intención de adherir al programa pero no pudieron”, lamentó la titular de Suteba Lanús.

En esa línea consignó que a nivel nacional, según surgió de datos desprendidos de un censo nacional propio que el sector realizó, “muchos docentes no cuentan con un espacio tranquilo donde trabajar ni con una computadora propia porque tal vez la única que tienen está compartida por toda la familia”.