Trabajadores del Gandulfo realizaron una olla popular para denunciar las malas condiciones para enfrentar la pandemia

Trabajadores de la salud nucleados en ATE Sur realizaron una olla popular este miércoles en las puertas del Hospital Gandulfo para denunciar falta de personal médico y no médico en el sector, escasez y mala calidad de los elementos sanitarios para realizar sus tareas en medio de la pandemia de COVID 19, bajos sueldos y “abandono” del Estado.

“No somos héroes ni heroínas, somos trabajadores precarizados”, aseveró Aida Ledesma, enfermera del centro de salud, a DiarioConurbano.com.

En medio de las labores a destajo del personal de la salud, trabajadores médicos y no médicos estatales se nuclearon en el hospital lomense con una olla popular para reivindicar pedidos agravados por la pandemia.

La escasez de insumos de mejor calidad y de personal que generan un cuadro de incremento en la exposición a los contagios y diseminación del virus COVID 19, sumado a antiguos reclamos por bajos sueldos, precarización laboral y poca cantidad de nombramientos para cubrir vacantes; fueron los principales pedidos que manifestaron.

“Quieren hacer creer que somos héroes pero no lo somos, solo trabajadores y necesitamos trabajar con todos los elementos necesarios para combatir la pandemia porque cuando nos hacemos los héroes los hospitales quedan vacíos”, criticó Ledesma.

La faltante de enfermeras, médicos, personal técnico, la necesidad de personal de limpieza en el Gandulfo, no llegó a cubrirse con los recientes ingresos y eso dificulta el cumplimiento de los protocolos sanitarios para cuidar la salud propia y de los pacientes, situación que según ATE Sur, se repite en todos los centros de salud públicos del distrito.

Para graficar la necesidad de personal, la enfermera explicó que para cubrir todas las necesidades del sector enfermería en el hospital “en febrero se necesitaban 80 enfermeras más y se incorporaron solo 20” pero con el brote sanitaria y la duplicación de camas en terapia intensiva en el nosocomio ahora el déficit es de, al menos, 100.

“No hay personal. Por más que tengamos muchísimas camas falta gente y no se va a poder atender a los enfermos de terapia intensiva. Tampoco hay enfermeras para pacientes que no necesitan terapia porque se necesitan al menos dos para cada uno”, alertó.

También, apuntó contra la demora y falta de organización en la entrega de elementos de higiene básicos, los cuales argumentó poseen “pésima calidad”.

“El Ministerio de Salud bonaerense mandó insumos de pésima calidad, porque nos ponemos el camisolín y se desarma, los guantes se rompen al momento de colocarlos o mientras trabajás con el paciente se te desarma la mascarilla. Eso es poner en riesgo a los trabajadores de la salud y eso es muy preocupante”, denunció la integrante de ATE Sur.

No obstante, ponderó que, por el momento, no hay contagios en el Hospital Gandulfo, donde realiza su labor.

“Todos queremos trabajar y ponerle el pecho a la pandemia, pero tampoco se puede ir a la batalla sin armas y se nos está mandando a hacerlo con una gomera”, lamentó.

Desde lo salarial, Ledesma también criticó que los trabajadores de la salud que realizan funciones en el distrito fueron excluidos del pago de la bonificación estímulo por 5000 pesos para el personal de salud, lo que se suma a sueldos bajos e imposibilidad de, por el contexto, tomar licencias para el personal incluido en el grupo de riesgo, condición que los deja doblemente expuestos a los efectos del virus.