Para la AJB “es impensable que la actividad judicial hoy vuelva normalmente”

El secretario adjunto de la Asociación Judicial Bonaerense (AJB) y secretario general de la seccional Lomas de Zamora, Jorge Sotelo, aseguró que “es impensable que la actividad judicial hoy vuelva” porque “hay un alto riesgo de infección” en todos los niveles. Días atrás, un juzgado Civil y Comercial de ese Departamento quedó en cuarentena luego que un empleado tuviera contacto con una persona Covid-19 positiva.

A pesar de la adopción del “teletrabajo” como modalidad para gran parte de las actividades, en el ámbito de la Justicia la necesidad de mixturarlo con labores presenciales ,elevó el riesgo para los trabajadores de la Asociación Judicial Bonaerense y un consiguiente retraso en los tiempos de la misma, que aún se encuentra en feria.

“Todos tenemos que trabajar con mucho cuidado y pie de plomo para evitar poner en peligro a los empleados y al público”, aseveró el dirigente sindical en diálogo con DiarioConurbano.com e hizo hincapié en las malas condiciones sanitarias que poseen los trabajadores del sector y que propiciaron el contagio en el Juzgado Civil y Comercial 3.

“Los elementos que proveen desde la Corte, unas pantallas protectoras, no son seguras y arriesgan la vida del trabajador, incluso algunos de ellos no reciben alcohol en gel, barbijos o guantes y en algunos casos hasta se los compran ellos”, denunció.

A raíz de éstas condiciones, el secretario general lomense admitió que “se trata de evitar el contacto personal” pero subrayó que “hay un montón de aspectos que no se pueden obviar, como la mesa de entradas” ya que “a distancia, la Justicia no es Justicia porque todos tienen que saber que pasa y ser escuchados en cuestiones que no son abstractas”.

En esa línea, Sotelo indicó que incluso “hoy en día se está investigando cuánto vive el virus en el papel” y si bien, agregó,  “parece una tontería” también recordó que aún “casi todas las causas se presentan en papeles y recién ahora se están digitalizando muchas”.

Asimismo, el dirigente gremial recordó que “se continúan atendiendo urgencias y estas se resuelven” pero se ingresó a una etapa de “cuello de botella” ante la presencia de cédulas no urgentes que reveló “generan presiones hacia el trabajo para sacar todo rápido y los compañeros salgan a la calle con mucho riesgo”.

“Hay una gran ronda de riego. Toda la Justicia es una cadena de trabajo y un engranaje acciona a otro, por eso a veces se termina exponiendo a los trabajadores cuando no se tratan solo las cuestiones urgentes”, explicó.

“Se estima que solo en el Departamento Judicial de Lomas hay tres mil trabajadores, quienes están en contacto diario con, al menos, dos mil personas, muchos de ellos utilizando el transporte público para movilizarse y otros tantos acudiendo a tribunales “en situaciones de salud límite”, analizó Sotelo.

Ese escenario, solo en el sector sur del Conurbano comprendido entre Avellaneda y Ezeiza, “aumentaría muchísimo el riesgo sanitario aunque hubiese todos los medios de seguridad” advirtió al tiempo que concluyó: “Es un riesgo innecesario que se debe evitar”.