Incidentes y enfrentamientos en protesta de choferes de la 542

Mientras los trabajadores reclamaban por las malas condiciones de trabajo, falta de unidades en buen estado y exigían que se reincorpore al trabajador, un grupo de choferes de otra línea se hicieron presentes para golpearlos. Todo terminó a los tiros, con un colectivo prendido fuego y dos detenidos. Los choferes de la 542 realizaban una abstención de tareas hasta que la empresa decida reincorporar a un trabajador despedido de forma injustificada, ya que la conciliación obligatoria había terminado el miércoles y no hubo una solución.

“Nosotros estábamos realizando una abstención de tareas porque hace un mes que venimos de una conciliación obligatoria, venció el miércoles y no obtuvimos ninguna respuesta positiva al reclamo de que reincorporen a nuestro compañero. Además, decidimos abstenernos de realizar las tareas por todos los déficit que tiene la empresa como la falta de vestuario, equipamiento del taller. Decidimos presentarnos en la empresa y quedarnos sentados las ocho hs de trabajo. Comenzó a llegar más gente y apareció una patata que entró y sentó en el fondo”, relató el delegado de la 542 Roberto Cincciomei en diálogo con DiarioConurbano.com.

Y detalló: “Cuando nos ponemos delante de para que no saliera las unidades, esa patota agarró dos colectivos y nos los tiraron encima. Comenzaron a disparar tiros de verdad. Se tirotearon con el jefe del operativo y fueron detenidos a las pocas cuadras porque uno chocó a un patrullero. El otro colectivo quedó arriba de las gomas que habían encendido y se incendió”.

Según advirtió el delegado, el grupo que se presentó para generar conflicto en la empresa pertenecen a DOTA: «Nosotros decimos que estaban pagados y que los llevó la empresa. Nosotros estábamos pacíficamente reclamando y nadie había tocado las unidades. Estábamos haciendo una retención de tareas y los que aparecieron eran colectiveros de la DOTA. Cortaron el servicio de la línea 28 para mandar choferes a la empresa. Evidentemente tenían todo organizado”.

A partir de este conflicto, el Ministerio de Transporte provincial dictó una nueva conciliación obligatoria por 15 días hábiles y la empresa “tendrá que darle tareas al compañero despedido injustamente”.

“Nosotros no somos una empresa conflictiva, ya hace varios años que venimos denunciando las malas condiciones laborales. Nosotros cumplimos con las tareas pero a veces el vaso se llena y se rebalsa”, manifestó el delegado.

Para finalizar, Cincciomei agradeció el acompañamiento del gremio “desde la primera hora”, del secretario gremial, del jefe de zona, Martín Cabrera; del vocal Daniel Oujian; y “de todos los representatnes de zona sur, delegados y activistas”. Y reconoció el acompañamiento “de los compañeros de las líneas 540, 553 y 277 de Autobuses Santa Fe y Buenos Aires”.