CTA protestó con ollas populares porque “El Hambre No Espera”

Villa Urbana fue uno de los puntos de Lomas de Zamora donde se instalaron ollas populares

El Frente Barrial de la CTA Provincia de Buenos Aires protestó junto a otras organizaciones con más de mil ollas populares este jueves en distintos puntos contra las políticas económicas implementadas por los gobiernos nacional y provincial bajo la consigna “El Hambre No Espera”. Lomas de Zamora fue uno de los lugares donde se instalaron tres de ellas, mientras que hubo otras frente al palacio municipal de Lanús y en Avellaneda otras tres.

La medida, que se realizó “ante el creciente nivel de pobreza de la población producto de las políticas de ajuste que sostienen los gobiernos de Macri y de Vidal”, busca además la recuperación de 400 mil cupos en comedores escolares y comunitarios que denuncian en falta.

En el Sur del Conurbano la medida, que buscó visibilizar la problemática social que se presenta en los barrios más necesitados, se replicó en Lomas de Zamora frente a la UPA de la Autopista J.D. Perón (exCamino Negro) y Recondo, en la Autopista J.D. Perón y Cafayate, y en la puerta del jardín de infantes 943, ubicado en Pio Baroja y Campana, Villa Urbana.

En la unidad sanitaria, la actividad comenzó por la mañana y atrajo a cientos de vecinos a lo largo de la jornada. Allí, el Secretario Gremial de la CTA de los Trabajadores local, Duilio Quiroga, aseguró que la convocatoria se debe a que “el hambre no espera a octubre”.

“Los vecinos no pueden esperar, queremos que el gobierno de una respuesta en lo inmediato”, sostuvo en diálogo con DiarioConurbano.com al tiempo que enumeró los pedidos enmarcados en la protesta, además de conseguir lo que denomina el sector como “paritaria social”, nada menos que mejores condiciones de trabajo e ingresos.

“Necesitamos que se amplíe el cupo social complementario para que la gente pueda completar  lo que no puede alcanzar haciendo changas, un programa de obras públicas popular para los barrios en donde se está trabajando, que se aumente la Asignación Universal por Hijo para que sea algo compatible con la inflación, un plan de capacitación para los jóvenes y que la ministra Stanley nos dé una audiencia, porque hace casi 4 años que la estamos esperando”, puntualizó.

Integrantes de Organizaciones sociales barriales y sindicales instalaron una de las ollas frente al UPA de Fiorito

Por su parte, el Secretario de Acción Social de la distrital local de central, Matías Ceballos, indicó que durante el reclamo se evidenció la realidad de cientos de vecinos de Fiorito, quienes reiteraron la urgencia de la situación porque “se encuentran ante la situación de no tener trabajo, plata para comer o no llegan a fin de mes”.

En otro de los puntos como en Villa Urbana, la olla coincidió con el horario de salida de clases de los niños del barrio, por lo que varias madres y abuelas acudieron a la misma para al menos tener un plato caliente de comida, en una clara muestra de cómo el pedido de la CTA se entremezcla con las necesidades de los más chicos en los comedores escolares de un municipio donde hay 35 escuelas sin gas y se necesitan al menos 50 mil cupos más (un 56% del total de la matrícula) para que se puedan asistir a todos los estudiantes con necesidades.

“Existe desidia por parte de los gobiernos nacional y provincial en cuanto a las escuelas”, sostuvo Adriana Grandoli, referente del Movimiento Mayo Lomas que fue parte de la organización; quien indicó que a un año de la muerte de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez en la explosión de la Escuela 46 de Moreno todavía se encuentran “denunciando escuelas sin gas y reclamando más comida para las escuelas”.

“Esto da cuenta de la desidia de un gobierno que solo gobierna para un grupo de privilegiados y no para todos los habitantes. La situación tiene su correlato en la provincia de Buenos Aires con la precarización del servicio alimentario, raciones cada vez menores y sin hay posibilidad de que se eleven los cupos pese a los reclamos iniciados el año pasado” y todo esto se da con “un deterioro severo en las condiciones para dar clases”, criticó en tanto.

A mismo tiempo “hay una violación de los Derechos Humanos, porque a las familias no se les permite acceder a lo que nos sostiene y nos hace vivir, la comida; así como además al derecho a tener salud y a educación digna”, enfatizó en tanto la también subsecretaria de Salud Laboral de SUTEBA.

Otro de los referentes del Movimiento Mayo Lomas y presidente de la mutual San José, Claudio Peretti, describió la realidad de varios alumnos que asisten a las escuelas de Villa Urbana: “Se quedan dormidos en clase porque no pueden comer, no tienen para el boleto estudiantil”.

“Le pedimos a Vidal que solucione eso y no a manera de campaña sino para encontrar una solución profunda, no como un spot de campaña. Los alumnos y los docentes necesitan una respuesta de la gobernación más allá de las campañas políticas”, reclamó y lamentó que “la educación popular está siendo vaciada”.

La marcha por la Av. Yrigoyen rumbo al Palacio Municipal de Lanús

Además de Lomas de Zamora, se llevaron adelante otras tres en Avellaneda, en Las Heras 536 (Isla Maciel), Suipacha 1590 y San Lorenzo y Campichuelo (ambos en Villa Corina), y en Lanús, donde tras convocarse en la estación del ferrocarril los manifestantes marcharon por la Av. Hipólito Yrigoyen hasta el Palacio Municipal para allí instalar una gran olla y entregar a la intendencia un “pliego de reivindicaciones” que armaron todas las organizaciones sociales que componen el espacio en el distrito.

Ahí, bajo la consigna “El hambre no espera” el Frente de Organizaciones Barriales exigió la recuperación de cupos en los comedores y merenderos, la ampliación de la cantidad de estos establecimientos en los barrios y la contratación de las cooperativas de trabajo para la obra pública, entre otras demandas.

Los manifestantes fueron recibidos por el  Jefe de Gabinete municipal, Diego Kravetz, y el secretario de Desarrollo Humano local, Damián Sala; quienes se comprometieron a cumplir los pedidos. El próximo jueves 13 habrá una nueva reunión entre el Frente y la cartera de Desarrollo Urbano para definir las cooperativas que comenzarán a trabajar en la obra pública del municipio.