Conflicto en la Línea 145: Parte de los trabajadores sigue reclamando por su salario

Trabajadores de la línea 145 exigen que la empresa abone los salarios adeudados de 80 choferes y denuncian que aunque el juez de Lomas de Zamora levante la clausura de un predio, ellos seguirán el reclamo para recibir su salario como corresponde. 

En diálogo con DiarioConurbano.com, Mariano, trabajador de la línea 145, afirmó: “Hace siete meses venimos con problemas con la línea. Todos queremos trabajar pero con el salario en la mano y queremos que la empresa se haga cargo”.

La línea 145 es la ex línea 141 que fue comprada por la empresa Rosario Guaraní y aseguró que se haría cargo de la deuda con los 275 empleados y de los cinco meses del salario adeudado. 

Según lo relatado, los trabajadores se dividieron entre los que recibieron su salario completo y los que no. En un contexto afectado por la pandemia, muchos de los choferes se endeudaron y tuvieron que vender objetos de valor. 

“Estamos divididos, los choferes que les pagaron quieren trabajar y los que no cobramos queremos que nos paguen. Todos queremos trabajar pero esta empresa no se quiere hacer cargo de lo que debía”, aseveró el chofer de la línea 145.

La UTA volvió a movilizarse a los Tribunales de Lomas de Zamora para que el juez que clausuró un predio por falta de condiciones laborales, lo reabra. Sin embargo, parte de los trabajadores no acompañaron este reclamo porque exigen que el gremio también le exija a la empresa los salarios adeudados. 

“Nosotros necesitamos que nos paguen para tratar de subsistir, sin plata no se puede trabajar y en vez de manifestar por nuestro salario piden que reabran un predio”, aseveró Mariano. 

Luego de la conciliación obligatoria dictada entre la empresa y los trabajadores, se llegó a un acuerdo que dictaminó el pago de los 70 mil pesos adeudados y se hacían cargo de los salarios. Sin embargo, a la mitad de los choferes le pagaron y a los otros les ofrecieron sueldos incompletos. 

“Muchos compañeros vendieron coches, motos, cocinas, microondas, recibimos ayuda de otras líneas de colectivos para alimentos o volvieron a vivir con familiares. Es terrible esto”, reflexionó el chofer de la línea 145.