Burzaco: Trabajadores de Ran Bat anuncian que podrían convertirse en una cooperativa

Luego de una semana de acampar en las puertas de la fábrica de pilas Ran Bat, ubicada en Burzaco, sus trabajadores esperan que los dueños abran la fábrica ante la conciliación obligatoria impuesta y adelantan que si no están preparados para continuar como cooperativa. También revelaron que muchos tienen plomo en la sangre por la exposición con el material y que la empresa los dejó sin tratamiento.

En diálogo con DiarioConurbano.com, Jonathan, trabajador de la empresa, manifestó: “Ellos quieren cerrarla y nosotros no queremos indemnización porque estamos dispuestos a laburar”. Esta mañana los trabajadores se movilizaron hacia el Ministerio de Trabajo de Burzaco para que sean reincorporados los 35 obreros que se vieron afectados por el cierre abrupto de la fábrica. Lograron reunirse con los dueños y con representantes municipales, que actuaron como mediadores, y se dispuso la conciliación. Mientras que los trabajadores sostienen que “hay trabajo para hacer”, la empresa pretende mantener cerradas sus puertas. 

“Ellos dicen que la fábrica no va más, pero sabemos que venían laburando bien. Quieren hacer una financiación de los pagos de cada uno de los empleados, la liquidación en cuotas y nosotros no vamos a aceptar”, criticó. Si bien los dueños adelantaron que les abonaran la quincena adeudada de julio, no les aseguraron el pago de los retroactivos de paritarias y el del aguinaldo.

El lunes pasado los trabajadores denunciaron que llegaron a la fábrica para trabajar de manera normal y se encontraron con candados en las puertas. Cuando lograron comunicarse con los dueños les informaron que la fábrica iba a cerrar.

El abogado de los empleadores aseguró en la reunión que “no están dispuestos a reabrir”. Ante la falta de iniciativa de los dueños, Jonathan destacó que piensan elaborar una cooperativa debido a que la fábrica “tiene muchos clientes” y “hay trabajo para hacer”. 

Además esperan que se les realice exámenes médicos porque muchos trabajadores “tienen plomo en la sangre”. “Hay muchos contaminados por la exposición excesiva con el material y nos están dejando sin tratamiento”, apuntó Jonathan. En este sentido, especificó que la Provincia les da el alta a los trabajadores sin contrapruebas ya que la empresa no se hace cargo de las revisiones.

Según lo explicado, desde el Municipio de Almirante Brown enviaron una carta con el fin de intimar a la empresa a que revea la situación y les ofrecieron la cobertura de medicamentos, pañales, leche debido a que hay trabajadores con niños enfermos y que se quedaron sin obra social.