En reclamo por la reincorporación de personal despedido, la seccional de ATE Lanús se manifestó este jueves frente al Municipio. Con el respaldo de dirigentes del gremio a nivel regional y también el acompañamiento de concejales, exigieron que el intendente Néstor Grindetti dé marcha atrás con la decisión.

Según denuncia el sindicato, el conflicto se inició en julio cuando el Gobierno municipal despidió a un grupo de trabajadores del área de Protección Ciudadana y Seguridad interna de la comuna en circunstancia donde se encuentra vigente la prohibición de desvincular debido a la existencia del decreto nacional que así lo dispone.

“Lo que reclamaban en ese momento era un protocolo sanitario, un chaleco antibalas, elementos de prevención, pero parece que a Grindetti que es (Diego) Kravetz, que es (Mauricio) Macri no le importó. Grindeti osó echar trabajadores esenciales, no echó a trabajadores de salud porque no les daba el cuero, pero muchos no cobraron el bono de cinco mil que tenían que pagarles”, describió el secretario general de ATE Lanús, Walter Pintos a DiarioConurbano.com.

Ante esta situación, presentaron un amparo judicial y el tema llegó hasta la Suprema Corte de Justicia de la Provincia, que le ordenó al Juzgado de Familia N.º 2 que se expida sobre la situación.

“Fueron despedidos sin excusa, sin justificación, los que están en la Dirección de Seguridad Ciudadana no saben nada de seguridad, todo es por amiguismo. Esperamos que el juzgado se ponga las pilas y falle a favor de los trabajadores”, agregó Ariel Amarena, uno de los agentes que se quedó sin trabajo.

En esa línea, Pintos focalizó en la gravedad que adquirió la disposición de la administración local ya que actuó en medio de la pandemia, cuando resulta aún más dificultoso que los desde entonces desempleados puedan encontrar ocupación. “Las familias no pueden quedarse sin su fuente de trabajo. Le vamos a recordar que vamos a estar en la puerta cada vez que sea necesario hasta que haya una solución para los compañeros despedidos”, remarcó.

Por el lado de la CTA, Marcelo Pignataro consideró que lo que hizo la gestión lanusense de Juntos por el Cambio “es inhumano y antiobrero”. “Algo así sólo se puede esperar de un gobierno como este por el desprecio que siempre han mostrado por los laburantes. Estamos exigiendo que reincorpore a los trabajadores injustamente despedidos en un momento donde no sé podían despedir trabajadores y vamos a estar hasta que sean reincorporados”, coincidió.

Sobre el final, la concejala Marcela Barbeiro se sumó a la actividad para expresar su solidaridad con el grupo. “Esto va en detrimento de un decreto nacional y va en contra de legislación. Sabemos que por la ley que nos rige tenemos derecho a la estabilidad laboral.

Además, estuvieron el titular de ATE Quilmes, Claudio Arévalo; el secretario adjunto de la CTA, Matías Contreras entre otros.

Por Romina Benegas