Seguro de hogar, el seguro que toda casa del conurbano debe tener

Contar con un seguro de hogar da un descanso mental a cualquiera, es que, por más de que sea un gasto más en la lista eterna de pagos y deudas mensuales, a la larga termina convirtiéndose en una inversión con más beneficios que pérdidas de la cual nadie puede ni pensar en arrepentirse.

“Quiero asegurar mi casa” tiene ser una frase que siempre debemos formular en el primer instante en el que contemos con un nuevo hogar (o uno viejo pero que aún no cuente con este servicio). No importa si alquilamos, si tenemos un crédito o si somos titulares del inmueble, contar con este servicio, si bien no es obligatorio por ley, debería ser una de nuestras prioridades.

No sólo porque de esta forma estaremos cubiertos ante robos e ingresos de terceros no deseados, sino también ofrecerá una cobertura ante pérdidas causadas por incendios, inundaciones, ruptura de caños y cristales, bajones de tensión, etc. Pero, sobre todo, nos dará mucha tranquilidad al saber que estamos resguardados frente a grandes pérdidas materiales.

¿Qué brinda un servicio de hogar?

Como podremos imaginar, un seguro de hogar dará una cobertura ante pérdidas materiales por diversos siniestros:

  • Incendios: tanto del edificio, como de materiales dentro de la casa o departamento estarán cubiertos, sin importar cómo se haya generado el incendio, si por un cortocircuito, por rayos, explosiones, etc.
  • Robos: aquí debemos tener en cuenta algo: no es lo mismo un robo que un hurto. El primero se lleva adelante con violencia. Por lo tanto, es importante chequear que, al momento de cotizar seguro de hogar, este incluya la cobertura ante ambas situaciones. De esta manera evitaremos llevarnos malos tragos en una situación ya de por si angustiante.
  • Cobertura de electrodomésticos: que nos asegurará la reparación o reposición de nuestros aparatos electrónicos ante cualquier inconveniente que se desarrolle en nuestro hogar.
  • Daños a inmuebles de otras personas: en caso de que ocurra un siniestro en nuestro hogar, que afecte casas e inmuebles lindantes.
  • Cobertura de cristales: siempre que estos estén ubicados en posición vertical, si se rajan o rompen, el seguro cubrirá su reposición.
  • Inundaciones: si nuestros bienes se arruinan por inundaciones causadas por tormentas o por caños rotos o cualquier otro accidente similar, el seguro se encargará de cubrirlos.
  • Alojamiento y limpieza: En caso de que nuestro hogar quedara inhabitable, el seguro se hará cargo de la limpieza y el retiro de escombros de nuestro hogar, y de los gastos de nuestro alojamiento hasta que podamos volver a nuestra casa.

Además, otro punto no menor, es que muchas empresas rindan una asistencia de 24hs. a domicilio. Esta asistencia contemplará servicios de electricistas, gasistas, plomeros y cerrajeros, lo que hace a las coberturas súper completas.

¿Por qué es buena idea asegurar nuestro hogar?

Vamos a lo concreto. Nuestro país, y más puntualmente el conurbano bonaerense, no destaca por considerarse un lugar seguro. Lamentablemente, la posibilidad de enfrentarnos a robos o hurtos de los bienes en nuestro hogar, es bastante real. Por eso, este servicio es indispensable.

Algunas empresas entregan cámaras de seguridad sin cargo para que podamos monitorear nuestra casa desde nuestro celular. No sólo estaremos cubriendo el costo económico de nuestros bienes materiales, sino que tendremos una herramienta más para prevenir cualquier desgracia.

También es recomendable que realicemos con otras acciones previas que compliquen el ingreso de terceros como rejas, alarmas y cerramientos de buena calidad. Más del 95% de las casas del conurbano cuentan con por lo menos uno de estos puntos.

¿Qué necesito para asegurar mi hogar?

Contar con un hogar asegurado no es algo muy difícil de conseguir. Partiendo de la base son servicios bastante económicos, por lo cual la cuestión monetaria no sería un problema mayor. Hay ejemplos de menos de $1000 mensuales.

No importa el plan que elijamos y el monto que paguemos, sólo debemos tener en cuenta que, para poder contratarlo, las paredes de nuestro hogar deben ser de material, no debemos llevar adelante actividades comerciales y tiene que ser nuestra vivienda permanente.

¿Nada más? Nada más. Ni siquiera es necesario que la aseguradora se acerque a revisar el inmueble. Ahora sólo nos queda cotizar el valor del servicio y listo. Tú casa asegurada en muy pocos pasos.