Por deuda de Provincia, empresas de colectivos amenazan con cortar el servicio en GBA

En el marco de la emergencia sanitaria por coronavirus y un estancamiento de la economía, las empresas de transporte de pasajeros advierten en que suspenderán de forma inmediata el servicio en la Región y en toda la provincia de Buenos Aires ya que el Gobierno bonaerense no abona los subsidios que les corresponde y acumula una deuda de 5700 millones de pesos.

“El sistema de transporte, desde el Gobierno de Duhalde, fue subsidiado por el Estado, pero en aquel momento era por un 30%, hoy se invirtió y es al revés, se subsidia el 70% y el 30 restante es lo que ingresa por los boletos”, explicó el vocero de la Cámara Empresaria de Autotransporte de Pasajeros y Asociación Civil de Transporte Automotor (CEAP-ACTA), Adrián Noriega, en diálogo con DiarioConurbano.com y apuntó que la Provincia tiene “una deuda de casi 5720 millones de pesos”.

La situación impacta sobre más de 250 empresas, “en su mayoría Pymes que atienden aproximadamente el 80 % de los servicios de transporte público y emplean a más 50.000 personas en forma directa”. Son las líneas provinciales, del 200 al 499, y comunales, del 500 para arriba, las cuales “no tienen más posibilidades de continuar prestando servicios por falta de fondos para afrontar sus gastos y se paralizarán en forma virtualmente inmediata”.

Además, empresarios de Transporte advirtieron que el aislamiento social obligatorio les está ocasionando baja de la recaudación que representa una pérdida neta 830 millones de pesos, “proyectándose para abril un resultado aún peor”.

En ese sentido, Noriega explicó que “en la gestión anterior, el Gobierno nacional dispuso la transferencia del pago de los subsidios a la Provincia, por eso es ella la encargada desde el 10 de diciembre pasado en subsidiar a las empresas provinciales”. Esta decisión derivó que ese subsidio “se pagó a cuenta gota, con poca intención y febrero terminó con una deuda, marzo igual, y ahora es cuando se generó un cuello de botella que tiene una deuda de casi 5700 millones de pesos”.

“No se cortó el servicio porque las empresas tienen un resto, ya que se compra el combustible a grandes escalas y anticipada, y el gremio está haciendo un esfuerzo para no llamar a una huelga por incumplimiento por parte de las empresas en el salario”, disparó el integrante de la Cámara.

En un comunicado, el presidente de la Cámara ACTA, José Troilo, alertó que “se está haciendo el máximo esfuerzo para brindar los servicios, pero la gran mayoría de las líneas no pudieron completar el pago de salarios ni comprar combustibles”.

Según confirmaron desde la cámara, la situación impacta sobre más de 250 empresas, que en su gran mayoría son PYMES, y que emplean más de empleados. Además, tienen el 80% del servicio público del transporte en el Gran Buenos Aires.

Por Edgardo Núñez