Para industriales bonaerenses la situación económica “es mala” y “no se ve una salida”

Silvio Zurzolo, Presidente de la Asociación de Industriales de la Provincia de Buenos Aires (ADIBA) y Secretario General de la Federación Económica de la Provincia de Buenos Aires (FEBA), aseguró en diálogo con DiarioConurbano.com que la situación de las industrias bonaerenses “es mala” y “no se ve una salida”, ya que registran “una capacidad ociosa del 50 por ciento” y además el empresario “no puede hacerle frente a los costos cada vez más altos”.

Los cierres de las fábricas de calzado Extreme Gear y Gaelle, de la metalmecánica Palagi Hermanos y la de confección de medias Apogeo, y las dificultades que atraviesan en SIAM, Firestone, Cresta Roja e incluso Canale, que gracias a la acción sindical sus trabajadores lograron quedar a un paso de conformar una cooperativa, son algunos de los casos más resonantes en la región sur del Conurbano que ejemplifican lo turbulento de las aguas por las que navegan las PyMEs.

En medio de éste panorama, desde la Asociación de Industriales de la Provincia de Buenos Aires su presidente, Silvio Zurzolo, aseguró que la situación de éstas empresas “no es algo aislado” sino que “está igual en toda la provincia”.

Consultado por DiarioConurbano.com, el también Secretario General de la Federación Económica de la Provincia de Buenos Aires indicó que hay una situación compleja, ya que sumado a “una capacidad ociosa del 50 por ciento en las fábricas”, según informó; también apuntó contra los cargos fijos que cada PyME debe desembolsar para llegar a fin de mes.

“El empresario no puede hacerle frente a los costos cada vez más altos, porque a los aumentos del 100 por ciento en el gas también hay que sumarle que la logística es muy cara y las cargas impositivas que son cada vez más fuertes”, afirmó.

En ese sentido el presidente de ADIBA sostuvo que “es muy duro cuando cierra una PyME”, ya que la cercanía es tal que en algunos casos “los hijos del pequeño empresario y el trabajador van a la misma escuela” y muchas veces el empleador “invierte capacitando al obrero”.

Por ese motivo, también se refirió al bono de fin de año negociado por la CGT con el Gobierno Nacional. “Se quiere pagar el bono pero no se puede, porque además hay que pagar el aguinaldo y no dan los números”, lamentó al tiempo que consideró al plus como “dinero que se va a terminar volcando al consumo” aunque estimó que será “apenas un 30 por ciento” del mismo.

Ante la situación, Zurzolo se mostró pesimista y confesó que desde el sector “no se ve una salida clara”, ya que las capacidades del pequeño y mediano empresario son menores para palear el temporal y además éste “no apela a la timba financiera como los grandes capitales”.

“Desde el Gobierno tendrían que plantearse si quieren un país industrializado o no”, criticó en tanto.

Asimismo, observó que para salir adelante sería necesario iniciar un plan de reactivación con “fomento de la producción local” y darle “más peso al campo” que es “el motor productivo del país”.