Lanús: Desde la Cámara de Panaderos advierten que el 70% de las panaderías están en crisis terminal 

Un informe de la Fundación Argentina de la Industria de Pan y Afines advirtió que en estos últimos tres años y medio el consumo de pan cayó un 17% y en el primer semestre de este año cerraron más de 150 panaderías. La situación es alarmante y en Lanús, la Cámara de Panaderos advirtieron sobre la crisis que afecta a los locales del distrito y que se profundizó desde el 2016. 

Los constantes tarifazos, el aumento de la bolsa de harina que pasó de 230 a 950 de un año a otro, y la decisión de los consumidores de prescindir del consumo de pan, generan que las panadería no puedan subsistir. 

“La situación es bastante difícil porque las panaderías no pueden solventar los gastos fijos, el consumo ha variado y la gente consume menos pan. Todo suma y juega en contra de nosotros”, advirtió el presidente de la Cámara de Panaderos en Lanús, Norberto Labaen, en diálogo con DiarioConurbano.com e indicó que en el distrito “había 224 panaderías y ahora han quedado 170”.

En tanto, advirtió que “la situación viene complicada desde hace 15 años pero en los últimos tres se profundizó la crisis y fue como un golpe de gracia para las panaderías que estaban caminando sobre la cornisa” y manifestó que “lo que más afectó fue el tema de los servicios, fue algo que mató a las panaderías porque no estaba en el presupuesto y no se puede trasladar al costo esos tarifazos porque no se puede vender”.

“Como viene la cosa, no tenemos demasiado futuro. De las 170/180 panaderías que hay en el distrito, el 70% están en crisis terminal”, indicó el dirigente del sector y retrató que los locales “o no le pueden pagar el sueldo a sus trabajadores, o pagan los servicios pero no pueden pagar los impuestos municipales o hay dueños que no pueden pagar ni el alquiler”.

Además, indicó que a esta situación se suma la “competencia desleal” ya que muchos trabajadores y trabajadoras que perdieron su trabajo formal, agarran alguna “changa” y salen a vender pan casero, o preparan prepizzas o pan, lo cual, “son pequeñas cosas que sumadas van generando una situación compleja que se profundiza por el contexto socioeconómico”.

En ese sentido, Labaen señaló que por la crisis que atraviesa el sector, han mantenido reuniones con con funcionarios y con los candidatos a intendente de distintos partidos pero el resultado de cada encuentro no fue positivo: “Todos te entienden pero la solución no viene porque tiene que venir de más arriba, el país tiene que estar estable y se tiene que estabilizar de arriba hacia abajo”.

“La esperanza es lo último que se pierde pero es difícil tener esperanza en este contexto porque el retorno, si es que lo hay, va a ser lento y las deudas acumuladas son grandes”, sentenció.