Posterior al comienzo de la cuarentena decretada por Alberto Fernández en el pasado mes de marzo, se han tomado una serie de medidas para mantener la economía a flote, a pesar del estancamiento por el cese de actividades.

En cuanto al sector inmobiliario, en junio se ha visto la sanción de la ley de alquileres, la cual ya había tenido su aprobación en la Cámara de Diputados el año pasado.

La normativa prevé beneficios tanto para inquilinos como para los propietarios, con la extensión de los plazos contractuales, entre otros puntos. Sin embargo, las ventajas no se han visto únicamente en los alquileres, sino también en la venta de propiedades.

Una oportunidad para invertir

El impacto de la nueva ley de alquileres, además de mostrar sus efectos en los precios de renta, también se vio reflejado en la demanda de lotes. El pensar que la posibilidad de alquilar se haya vuelto compleja, ha repercutido en el aumento de las casas en venta.

Con la baja en los precios de la construcción –se habla de un 50 por ciento, en comparación a los números prepandemia- y  el dólar a un alto valor, el aumento de la venta de inmuebles ha crecido de forma exponencial.

En particular por el primer motivo, han crecido las consultas a inmobiliarias, apoyadas por ahorros propios o mediante el programa Procrear.

En el mes de septiembre, la Cámara de Empresas de Servicios Inmobiliarios evidenció la reducción en los números: el 80% de los inmuebles en venta experimentaron una caída en sus precios de entre 10% y 20% en relación a los previos a la pandemia. Mientras tanto, el 20% restante ha disminuido entre un 30% y 40%.

En el caso de La Plata, para el mismo mes, los lotes económicos oscilaban los 7 mil dólares, mientas que los intermedios rondaban los 25.000 a 30.000 dólares. En la zona norte, en cambio, partían desde los 45.000 dólares.

Las zonas de la periferia que más reflejaron la demanda durante ese mes fueron Arturo Seguí, Gonnet, City Bell y Villa Elisa. En los barrios semi cerrados, es donde se ha hecho notar el cambio más marcadamente, además del interés en los clubes de campo.

Esta tendencia por alejarse del casco urbano, que viene en aumento desde marzo, se describe con mayor detalle a continuación.

Nuevos aires en zona sur

Además de los motivos que hemos enumerado con anterioridad  -la baja en los precios y el evidente interés en la construcción-, que han hecho crecer las ventas de estos terrenos, hay otro factor que se evidencia a la hora de elegir entre alquiler y venta: esta es, la necesidad que tienen los platenses de alejarse de las grandes urbes.

El surgimiento del home office como una alternativa posible, ahora puesta en mayor relevancia por el contexto de la pandemia, ofrece la oportunidad de pensar una nueva forma de vida.

El deseo de conectar con la naturaleza, y a la vez poder darse un descanso del ruido de los grandes centros urbanos, han hecho que la venta de lotes en la periferia tenga un crecimiento antes insospechado.

Es por esto que, como consecuencia de la cuarentena, la gente está en busca de entornos verdes, que favorezcan la introspección.

A causa de ello, la venta de lotes en zona sur se ha vuelto una opción cada vez más elegida, y en tanto las circunstancias se mantengan, es probable que siga en ese curso.

Hemos visto, entonces, que invertir en terrenos se ha vuelto una elección favorable en este contexto de pandemia.

La compra de parcelas para la construcción es una buena opción para aquellos que quieran desconectarse del estrés de la ciudad, y finalmente recobrar el espacio interior.