Kahale: “No tengo la esperanza de otros años, de que todo iba a estar mejor”

En vísperas los días del Amigo y del Niño y en un clima cada vez más adverso para el comercio, el titular de la Cámara Regional de Industria y Comercio de Lomas de Zamora afirmó que no posee “la misma esperanza de otros años donde creía que todo iba a estar mejor”. En diálogo con DiarioConurbano.com, Alberto Kahale analizó el momento por el que atraviesan los locales lomenses y se mostró descreído de una rápida salida de la situación pese a entablar diálogos fluidos con funcionarios nacionales y provinciales para encontrar alternativas.

Con el sector comercial cada vez más golpeado por la merma en el consumo producto de la creciente inflación, la suba desmedida de tarifas y los acuerdos paritarios a la baja, sumado a las dificultades del empresariado para mantener estructuras de negocios, el titular de la Cámara Regional de Industria y Comercio de Lomas de Zamora, Alberto Kahale, sostuvo que “está bastante complicada la situación”.

En diálogo con DiarioConurbano, Kahale se mostró pesimista sobre la rápida salida de la situación y realizó una fuerte autocrítica: “Pensamos que el segundo semestre iba a ser mucho mejor, pero parece que no”, y aseguró que “se debe tener esperanza” pero “¿Hasta cuándo?” se preguntó.

Como uno de las tareas que llevan adelante desde el sector, reveló que tienen “reuniones cotidianas con los ministros” para “intentar hacerles ver la situación para que haya un cambio de rumbo”, pero pese al diálogo fluido sopesó que “no hay acompañamiento para proyectos”.

En cuanto a la salud de las ventas en el distrito, indicó que si bien “está delicada” en general “no cerraron locales, solo dos en el centro comercial” pero la mayoría “no están vendiendo y lo poco que venden es con ofertas”, lo que les produce menos rentabilidad a los comerciantes.

Por eso, los próximos eventos pueden convertirse en un oasis en medio del desierto y en especial para el sector gastronómico con el Día del Amigo que se celebrará el viernes 20, en el cual el titular de la Cámara auguró que los restaurantes y bares tendrán “todo reservado” porque “la gente no va a dejar de festejar” pese a que el nivel de gasto “puede que no sea como el de otros años”.

En el mismo sentido se expresó sobre el Día del Niño a celebrarse el 19 de agosto venidero, momento en el que el consumidor se cuidará a la hora de los obsequios a los más chicos porque “pasa todo por el bolsillo” y “un obrero o un empleado cuando cobra, lo primero que hace es pagar la luz, el agua y el gas porque si no se lo cortan y cuando llega el momento de comprarle el regalo al nene en lugar de ser uno de 500 va a ser uno de 200 pesos”.

“No veo un cambio real de acá al Día del Amigo o al Día del Niño, ojalá me equivoque y que todo el mundo venda ropa para chicos y juguetes; pero no tengo la misma esperanza de otros años donde creía que todo iba a estar mejor” aseguró en tono autocrítico.

Al mismo tiempo expresó su deseo de que “le vaya bien a éste gobierno, al provincial y al municipal”, porque consideró que “si le va bien al gobierno de turno le va bien al empresario” y remarcó que desde las distintas organizaciones se debe “trabajar con el poder político, en conjunto lo público con lo privado”, algo que señaló se está haciendo “pero no alcanza” por culpa de la presión tributaria desmedida de la AFIP.

“Nosotros, que somos tipos positivos, estamos todos los días levantando la persiana y no despedimos gente, cada día se nos hace más difícil”, indicó al incluirse dentro del conglomerado de comerciantes lomenses.

Por último remarcó que “no le conviene al gobierno ni a nadie que esto siga así”, por lo que deseó que “de acá a fin de año se prenda una lamparita y haya un alivio o por lo menos no empeorar”.