Coronavirus: desde FEBA proponen que el Día del Padre pase para julio

La situación de los comercios se agrava con el paso de los días del aislamiento social, preventivo y obligatorio. Algunos encontraron la alternativa de vender por internet, mientras que otros esperan a que se flexibilice la cuarentena para reabrir las puertas. Para los dirigentes empresarial “el año está perdido”. En tanto, desde la Federación Económica de Buenos Aires proponen como alternativa que el Día del Padre se pase de mes para así aumentar la recaudación.

En diálogo con DiarioConurbano.com el titular de FEBA y presidente de la Cámara de Comercio de Lomas de Zamora, Alberto Kahale, adelantó que la propuesta es que “el Día del Padre pase al tercer domingo de julio” ya que habitualmente ese festejo se realiza en junio. “No sabemos hasta cuándo van a estar cerrado los locales y esperemos que para julio todo haya pasado y es una forma de recuperar algo de todo lo perdido”, explicó el referente pyme y estimó que “por lo menos, los que compraron ropa de invierno, la puedan vender”.

Respecto a la decisión de que se prolongue la cuarentena, el representante de comercio subrayó que “el Presidente no quiere perder el tiempo que ganó para frenar los contagios de coronavirus y menos por una presión de la industria y comercio”, a lo cual, analizó que “paulatinamente se irán abriendo las cosas, ahora empezaron con la construcción, pero para los albañiles, se va ir flexibilizando. Se flexibilizó el delivery, pero todo dentro de los productos esenciales”.

No obstante, llama la atención que el Gobierno nacional, aún, no se haya reunido con CAME que nuclea a las pequeñas y medianas empresas, ya que, son las que están sufriendo las consecuencias de una economía paralizada.

“Antes las heladerías no podían abrir, ahora sí. Se habilitó la venta por internet y así vamos viendo, cómo vamos pidiendo y cómo van cediendo. Todavía no hay nada confirmado. Es todo muy incierto”, aclaró.

En el plano local, el titular de la Cámara de Comercio destacó la comunicación continua que tiene con el intendente Martín Insaurralde para atender la demanda de los comercios lomenses, y valoró que “los funcionarios están abocados al control de precios, están controlando las grandes superficies, el tema de los mil productos que no se vayan del precio máximo”.

“Todos estamos complicados, el Municipio necesita recaudar, necesitamos que los comercios abran para así pagar seguridad e higiene, que es la entrada más importante pero el jefe comunal está concientizado de que hay que salvar vidas”, aseveró.