Vuelve la electricidad a San Martín de Burzaco tras el corte por el tarifazo

San Martin Burzaco Frente

El club de Burzaco, al que luego de una factura impaga de 25 mil pesos Edesur le cortó el suministro, contó con el restablecimiento del servicio eléctrico este miércoles tras acordar un plan de pago y abonar una primera cuota por 6 mil pesos. Damián Albarracín, vicepresidente de la institución que milita en la Primera C del fútbol argentino, dialogó con DiarioConurbano.com y sostuvo que “la situación de los clubes es cada vez más oscura”, al tiempo que se defendió de las acusaciones realizadas por “trolls” en redes sociales.

Momentáneamente, San Martín de Burzaco ya pasó su noche más oscura y volvió a contar con el servicio eléctrico para continuar con su vida institucional luego de negociaciones con la empresa y la presión mediática que ejerció su caso.

El modesto club de Almirante Brown pasó de pagar hace un par de años entre 1500 y 2 mil pesos bimestrales a abonar $25000 tras el último tarifazo aplicado por el gobierno nacional, el cual duplica a la recibida en el bimestre anterior. Estos montos surgen de la categorización en la que está incluida la institución, según les explicaron desde Edesur a la Comisión Directiva.

Sin embargo tras el corte de suministro y luego de los reclamos realizados a la empresa que brinda el servicio con anterioridad, pudieron acordar un plan de pagos para sanear la deuda aunque los costos atentan contra el funcionamiento del club.

En diálogo con DiarioConurbano, el vicepresidente Damián Albarracín aseguró que la celeridad en la solución radica en la predisposición del club para lograr un acuerdo y la presión mediática que ejerció el insólito episodio que vivió el club.

“Tuvimos que generar un plan de pagos, abonamos 6 mil pesos y tomamos cuotas que van a venir en las próximas facturas porque no podemos estar sin luz en un club que tiene una vida social importante”, explicó el vicepresidente de San Martín, institución en la que además de nuclear a casi 500 deportistas, funcionan cursos del Plan FinEs con más de 300 personas y el Programa Envión, se entregan periódicamente anteojos a menor costo y se realizan consultas oftalmológica gratuitas para los vecinos.

“La situación de los clubes es cada vez más oscura, se está generando un cuello de botella que nos está asfixiando a todos” producto de “políticas insensibles” del gobierno nacional, lamentó el directivo.

Es que para Albarracín el problema “no solo le afecta al club, sino también al socio, a la gente que practica deportes”, quienes ante la situación “deciden no pagar más” y por eso “el club no recauda para pagarle a los profes, pagar la luz y arreglar las instalaciones”, sostuvo.

Si bien hay otras instituciones de la zona a las que llegaron facturas por 50 mil y hasta 90 mil pesos, en San Martín la acuciante situación financiera en la que se encuentra producto de los aumentos de precios y su lugar en la cuarta categoría del fútbol local, le impidió cumplir con el pago de la tarifa eléctrica del último bimestre.

Albarracín, en tanto, indicó que San Martín es una de las instituciones que pide por una tarifa diferenciada para los clubes de barrio y de fútbol, centros culturales, centros de jubilados, comedores infantiles, hogares de niños, quienes se encuentran en idéntica situación y dificultados de costear las actividades que realizan incluso para recadar fondos.

“Si uno se lo pone a pensar en frio, no tendríamos que ni alquilar el salón porque no nos conviene, se pierde plata; que la gente no juegue más a la pelota, no tenés que tener actividades”, analizó en ese sentido.

Por otra parte, hizo referencia a las críticas en las redes sociales donde “los trolls salieron a pegar a la Comisión Directiva de San Martín, a los jugadores y a decir un montón de cosas”, algo que aseguró “todos sabemos que Cambiemos hace” al tiempo que remarcó: “Los que no saben hablan un montón de pavadas” porque “San Martín se maneja como una gran familia”.

“La realidad es que tenemos uno de los presupuestos más chicos de la categoría pero pese a eso casi entramos al reducido, de casi 300 mil pesos AFA nos da un poco más de la mitad y el resto lo tenemos que sacar nosotros de pequeños sponsors, hacemos rifas, hipotecamos nuestras casas, perdemos familias”, aclaró Albarracín.