Temperley volvió a ganar y quedó a un paso de la lucha por el ascenso

El Celeste volvió a ganar. Esta vez, como visitante, superó 2 a 1 a Deportivo Morón en un encuentro parejo, complicado, pero que los dirigidos por Ricardo Rezza supieron controlar y mostraron contundencia al momento de definir. Con este resultado, Temperley tiene casi asegurada su participación en el Reducido de la B Metropolitana y quedó segundo en el torneo detrás de Atlanta.

Temperley se impuso noche ante Deportivo Morón por 2 a 1, como visitante. Los goles del conjunto dirigido por Rezza fueron anotados por Corado (13´ y 52´), mientras que el dueño de casa descontó con tanto de Akerman (54´). Muy buen partido del equipo del Celeste, que encontró regularidad, definió su identidad y está a un paso de asegurarse un lugar en el Reducido de la B Metropolitana.

Esta noche, se enfrentaron en el estadio Nuevo Francisco Urbano dos de los principales animadores de la Primera B Metropolitana: Temperley, de gran presente y claro candidato al cuadrangular, y Deportivo Morón, el local con su obligación de la doble competencia en la que sueña por el ascenso mientras lucha en la zona roja de los promedios.

En los primeros minutos del duelo, se reiteró una constante de los últimos partidos: el Celeste cedió levemente la posesión de la pelota e hizo gala de su solidez defensiva, ya que el local prácticamente no pudo penetrarlo, más allá de una aproximación de cierto riesgo, a los 11 minutos, con un centro dentro del área de Mariano Martínez que Brian Cucco rechazó correctamente. Cuando Temperley tuvo el balón, lo manejó muy bien y logró la profundidad de la que careció su rival. A los 8 minutos tuvo su primera ocasión en los pies de Luis López, con un derechazo que si bien se fue desviado, representó una advertencia. Y a los 13, consiguió la apertura del marcador: Leonardo Di Lorenzo tiró un centro desde la izquierda, que Ariel Otermín desvió defectuosamente, incomodado por su propio compañero Emiliano Mayola, y Gastón Corado, con instinto goleador, aprovechó la desprolijidad para establecer con la cabeza, en la puerta del área chica, para marcar el 1 a 0.

El conjunto dirigido por Ricardo Rezza mantuvo una muy buena performance. Fue práctico, sólido, efectivo y ejecutó a la perfección el juego planeado previamente. Los minutos siguieron pasando y Federico Crivelli no fue exigido. El equipo del Sur volvió a demostrar su destacable mentalidad, absoluto compromiso, clara confianza y total tranquilidad. No cedió un metro. Ahogó a su rival con presión. Marcó y corrió sin respiro. Y casi estira la diferencia: a los 31 minutos, el arquero Juan Leguizamón no pudo contener un envío aéreo, dejó caer el balón y Leonel Barrios (quién ingresó en reemplazo de Carlos Ramos, que se fue lesionado) apareció por sorpresa y convirtió el segundo tanto. Sin embargo, el árbitro Pablo Dóvalo lo anuló, por una supuesta mano del lateral derecho, inexistente, por lo que se generó gran polémica. Error del juez.

En los primeros 45 minutos, el Gallo no pudo lastimar realmente a Temperley, que se fue al descanso con una ventaja merecida por su inteligencia, sacrifico y excelente puesta en práctica de la idea de su DT. Una vez más, el Cele fue impecable desde lo defensivo y contundente ofensivamente, fórmula que indefectiblemente conlleva éxito. Gastón Aguirre, Cristian Salina y Adrián Arregui fueron pilares de la solidez en la etapa inicial, aunque correspondieron a un regular trabajo colectivo.

El complemento comenzó con la misma dinámica y rápidamente el Celeste tuvo recompensa: a los 52 minutos, el portero Leguizamón salió equivocada y excesivamente lejos a buscar un potente y ofensivo cambio de frente desde la derecha de Aguirre, Leonardo Di Lorenzo ganó en velocidad y envió un centro que Corado empujó a la red, otra vez con su cabeza: 2 a 0 y delirio en el banco visitante. Sin embargo, la comodidad en el marcador no duró mucho. Morón encontró el descuento a partir de uno de los recursos más atractivos ante la buena marca de su adversario: el balón detenido. A los 54, Damián Akerman pateó formidablemente un tiro libre, de media distancia, con un derechazo implacable, cargado de potencia, que se incrustó en el ángulo, inatajable para Crivelli. Un tanto fuera de contexto para firmar el 2 a 1 por parte del histórico artillero del club del Oeste.

Si bien el descuento ilusionó al público local, Temperley pudo seguir neutralizando los ataques del equipo adiestrado tácticamente por Salvador Pasini. Si bien es cierto que ganó metros en ofensiva, fueron abstractos, sin peligro. El área visitante pareció territorio prohibido. Los del Sur aumentaron su carácter compacto, sostenido por buenas tareas individuales y grupales. Por eso, el dueño de casa probó con aislados disparos de media distancia desviados. Más allá de eso, los arcos quedaron lejos para ambos conjuntos y el desarrollo del juego tuvo principal fundamento en la mitad de la cancha. Allí fue importante Fabián Sambueza, pero curiosamente no por sus dotes de desequilibrio, sino por su sacrificio, adaptándose a las necesidades de su equipo.

Como es lógico, a medida que pasaron los minutos, Morón perdió paciencia y fue más agresivo. A los 80 minutos, un centro apenas desviado por Crivelli cayó en los pies de Akerman, quién definió apenas desviado. El Celeste, vestido de negro, respondió de forma inmediata y llegó con más claridad. Sambueza anticipó en el mediocampo, se liberó de su marca y habilitó a Corado. El goleador de la noche definió mal, de zurda, mordido, pero la pelota volvió a quedar en los pies de Sambueza, que habilitó a Arregui. El volante procedente de Berazategui, libre dentro del área, definió abajo, con potencia, pero Leguizamón respondió fantásticamente y rechazó con su pie al tiro de esquina. En los minutos finales, el Celeste aguantó con la solidez que pudo mantener todo el partido.

Temperley tiene regularidad. Ha adquirido identidad, con el sello de su entrenador, y a pocas fechas del final del certamen se encuentra más firme que nunca. Es escolta del certamen y tiene muchas posibilidades de pelear el ascenso. El domingo, 15.30, será turno de visitar a Barracas Central.
 

SÍNTESIS

 

DEPORTIVO MORÓN (1): Leguizamón; Ferreyra, Mayola, Otermín, Orihuela; Sánchez, Granero, Zuñiga, Barbieri; M. Martínez, Akerman. SUPLENTES: Salazar, Berón, Giambuzzi, Basualdo, Vallegos, Vacaría, G. Martínez. DT: Salvador Pasini

TEMPERLEY (2): Crivelli; Ramos, Aguirre, Cucco, Romero; Sambueza, Salina, Arregui, Di Lorenzo; Corado, López. SUPLENTES: De Bórtoli, Barrios, Paz, Gianunzio, Unyicio, Herrera, Rojas. DT: Ricardo Rezza

GOLES: 13´ Gastón Corado (T), 52´ Gastón Corado (T), 54´ Damián Akerman (DM).
CAMBIOS: 30´ Leonel Barrios por Carlos Ramos (T), ET Pablo Vacaría por Mariano Martínez (DM), 57´ Gerardo Martínez por Gastón Sánchez (DM), 76´ Carlos Herrera por Luis López (T), 82´ Emiliano Gianunzio por Leonardo Di Lorenzo (T).
AMONESTADOS: 23´ Luis López (T), 25´ Carlos Ramos (T), 31´ Dante Zuñiga (DM), 89´ Emiliano Mayola (DM).
EXPLUSADOS:No hubo.

ÁRBITRO: Pablo Dóvalo
ESTADIO: Nuevo Francisco Urbano