Temperley también apuesta a las actividades amateurs

El Celeste apunta a construir un playón deportivo para seis actividades y realizar diversas reformas en el resto de los edificios que contienen a las disciplinas. “Cuando no derrochás y gastás en bien del club, las cosas funcionan”, remarcó el vicepresidente primero, Alberto Lecchi.

Por Manuel Rodríguez

En Temperley no todo es fútbol. Si bien el equipo profesional disfruta de un momento excelente, y hasta sueña con el campeonato, su dirigencia busca mejorar sus instalaciones y reforzar el trabajo en los 23 deportes amateurs que se desarrollan en la Institución.

Para eso, el presidente, Hernan Lewin, anunció  mediante sus perfiles en redes sociales el cobro de un bono de $20 obligatorio (comenzó ante Chicago) para ingresar al estadio los días de partido y otro optativo de $50, que se destinarán a la compra de materiales.

“Todo es gracias a los socios. Ellos colaboran con todo, y como ven que con esa plata se hacen cosas, siguen colaborando. Hoy tenemos canchas de fútbol sintético, todo el tenis renovado, un gimnasio de musculatura muy bueno, y ahora queremos reacondicionar el gimnasio polideportivo”, explicó Lecchi en una charla con Aire Nativo, que se emite por Radio eLe, FM 93.30.

Y profundizó: “Nos propusimos llegar a los diez mil socios  hoy tenemos más de ocho mil, así el vaivén del fútbol no va a ser determinante en la economía del club. Gracias a eso, hoy tenemos 23 actividades y para llevarlas a cabo necesitamos hacer obras que mejoren las instalaciones”

Entre los proyectos a corto plazo se incluyen el reacondicionamiento del gimnasio de básquet para poder afrontar el Torneo Federal (cambio de piso y techo), la construcción de un reservorio para evitar inundaciones en el gimnasio polideportivo, y la construcción playón deportivo cubierto para parte de las actividades.

Luego de que Temperley se viera envuelto en un caso resonante de violencia en el fútbol, en el que una cámara oculta al padre del entonces Presidente Mauro Morrone, Antonio Morrone, reveló una serie de hechos de violencia, corrupción y connivencia con barrabravas, la agrupación Unidos por Temperley se hizo cargo del Club y hoy está cerca de cumplir su segundo año de gestión.

“Cuando asumimos el club era un desastre. Lo primero que nos planteamos con toda la Comisión Directiva fue tratar de hacer un club donde uno quisiera ir a pasar el día y sentirse como en su casa. Lo primero que planteamos fue ordenar la Institución, ya que desde ahí se crece”, afirmó el dirigente y cineasta.

Y concluyó: “Era muy difícil pensar en esto cuando empezamos. Pero bajo esta gestión se pensó bien, se ordenó la economía y se plantearon metas claras, eso hace que las cosas caminen. Cuando no derrochás y gastás en bien del Club, las cosas funcionan”.