“Estoy contento de venir a un club que viene haciendo las cosas bien”

Juan Manuel Olivares, flamante refuerzo de Los Andes para afrontar el Torneo Nacional 2015 sostuvo que el Milrayitas es “un equipo con buena calidad de personas y grandes jugadores” y consideró que aunque la segunda categoría del fútbol argentino “es un torneo difícil”, hay que “dejar todo en cada partido”.

“Estoy contento de venir a un club como Los Andes, que ya hace tiempo viene haciendo las cosas bien y ya me puse un poquito al tanto de lo que pretende la institución. Sé que me incorporó a un equipo con buena calidad de personas, grandes jugadores y de mi parte solo queda tratar de sumar y dar lo mejor”, afirmó.

El mediocampista ofensivo arriba al conjunto lómense como un refuerzo de jerarquía y con la premisa de volver a ser el conductor de su equipo luego del paso por Olimpo de Bahía Blanca, donde no tuvo el rodaje esperado.

Es por eso que ante el pedido del técnico de Los Andes, Fabián Nardozza, el ex Platense no dudó en bajar de categoría para sumarse a un conjunto que piensa en dar pelea durante todo el año.

De Fabián (por Nardozza) solamente tengo palabras de agradecimiento. Me ha llamado el año pasado también, y por haber recibido ofertas de Primera no nos pudimos encontrar y ahora se da esta oportunidad de volver a compartir un plantel. Realmente tengo muy buena relación, es un técnico que trabaja y hace las cosas muy bien, y ojalá pueda devolverle dentro de la cancha toda la confianza, que depositó en mí”, señaló sobre el DT.

Asimismo, Olivares subrayó que el nuevo torneo de ascenso es “más complicado que nunca” e hizo énfasis en la gran cantidad de viajes que deberán hacer al interior del país.

Hoy muchos jugadores de Primera bajan a jugar el Nacional y cada vez es más vistoso y peleado. Este año hubo triple desempate en una zona, partido decisivo en otra. Sabemos que es un torneo difícil, pero hay que dejar todo en cada partido y hacer las cosas bien”, apuntó.

Y en referencia a los largos recorridos resaltó: “Los viajes, el cansancio, los kilómetros acumulados… Pero yo creo que si hacemos una buena base de pretemporada y le agarramos rápido el ritmo al campeonato, se hace más tranquilo. Después es fútbol: son dos equipos, 11 contra 11 y todo queda en 90 minutos”.