Con la mente puesta en el ascenso, Temperley visita a Santamarina de Tandil

El conjunto Celeste se medirá este miércoles, como visitante, con Sanatamarina de Tandil, por una nueva fecha de la B Nacional. El equipo de Ricardo Rezza debe sumar, en los partidos que restan, cuatro puntos para asegurarse el ascenso a Primera División.

El partido comenzará a las 20:30. El arbitraje estará a cargo de Juan Pablo Pompei. El plantel de Temperley ya se encuentra en Tandil. La preocupación de Rezza se encuentra en el mediocampo ya que el equipo sufrirá las ausencias, por lesiones, de Leonardo Di Lorenzo, Javier Grbec, Adrián Arregui e Ignacio Oroná. Como buena noticia, en tanto, se cuenta el retorno de de Fabián Sambueza, que se recuperó de su desgarro.

En la previa del encuentro clave para el ascenso del Gasolero, el defensor Gastón Aguirre afirmó estar “impaciente como todo el pueblo de Temperley” por la oportunidad de lograr el pase a  Primera, aunque remarcó que todavía no está nada dicho y para lograr el objetivo hay que “seguir con la misma humildad”.

El ‘Gasolero’ ganó un partido importante frente a Atlético Tucumán (2-1), alcanzó la primera colocación de la zona B de la Primera B Nacional y acortó distancias con el objetivo de obtener uno de los cinco boletos a la máxima categoría del fútbol argentino, un anhelo que sus simpatizantes ya empiezan a sentir consumado.

“Estoy impaciente como todo el pueblo de Temperley. Hay que disfrutar el hecho de estar en la punta y de estar viviendo un momento hermoso”, sostuvo el capitán y reconocido hincha del ‘Celeste’.

No obstante, mantuvo el aplomo, porque si bien el ascenso está muy cerca, falta camino por recorrer para conseguirlo.

“Que vamos punteros no quiere decir nada y tenemos que seguir con la misma mentalidad y los pies sobre la tierra. Es un cumpleaños que Temperley lo va a recordar mucho porque estamos a pasitos de algo histórico. Ojalá que en poco tiempo podamos festejar y sino debemos seguir contentos porque el club está creciendo”, señaló.

Y en ese sentido destacó: “Somos un grupo humilde, con jugadores que no conocía nadie y estamos haciendo historia. Ascendamos o no, hay que sentirse orgullosos de este plantel que viene haciendo las cosas muy bien y de los dirigentes que ponen todo día a día”.

Y aunque Aguirre intenta mantener la calma y fijar la mente en el duelo del miércoles por la noche contra Santamarina de Tandil, sus ilusiones van más allá.

“Es imposible no soñar. Sería hipócrita no decir que sueño con jugar con Temperley en la cancha de Boca. Tengo un deseo importante, que es jugar en Primera, ojalá lo pueda hacer en mi club”, expresó el referente del equipo Celeste.