sustitución de vientr en la “nube”

Ellos no están en la nube virtual sino en la real. Son niños nacidos de un vientre de alquiler y víctimas de un "vacío legal", que aguardan una ley para ser inscriptos. Historias de batallas legales por la identidad.

Un proyecto intenta regular la inscripción de los niños nacidos como consecuencia de un procedimiento de gestación por sustitución de vientre realizado en el extranjero.

En la Argentina está prohibido el método de alquiler de vientre, por lo que aquellas parejas que tienen intenciones de llevarlo a cabo deben viajar a los países donde el procedimiento es legal.

Sin embargo, al regresar al país, como no pueden inscribir a los bebés en el Registro Civil, tienen que presentar una demanda judicial, que en mayor o menor tiempo, termina siendo favorable.

Un proyecto de ley presentado por los legisladores porteños Daniel Lipovetzky y Cristian Ritondo busca legalizar la inscripción de esos niños en el Registro de Estado Civil y Capacidad de las Personas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el cual podrán hacer también los matrimonios igualitarios.

La presente ley tiene por objeto regular la inscripción en el Registro del Estado Civil y Capacidad de las Personas de niños nacidos como consecuencia de un procedimiento de gestación por sustitución realizado en el extranjero, en salvaguarda del interés superior del niño y su derecho a la identidad.

Esta iniciativa surge de la necesidad planteada por aquellas personas que se someten a distintos tipos de tratamiento de maternidad subrogada y que hoy no cuentan con una normativa que permita la anotación ágil de los niños a nombre de ambos padres, situación que, sin dudas, perjudica al menor y lo deja en un estado de indefensión.

En este sentido, la fertilización in vitro y la gestación por sustitución, entre otras técnicas de reproducción humana asistida, representan desafíos que el ordenamiento normativo nacional debería regular. "Por ello, corresponde brindar una normativa uniforme a las nuevas realidades familiares, siendo imprescindible el reconocimiento por parte del Estado a la comaternidad y copaternidad registral basada en la voluntad procreacional proveniente de una gestación por sustitución en igualdad de condiciones, ya sea para matrimonios igualitarios o de diferente sexo", justifica el proyecto.

Para Lipovetzky, "es imprescindible el reconocimiento por parte del Estado a la comaternidad y copaternidad registral basada en la voluntad procreacional proveniente de una gestación por sustitución en igualdad de condiciones, ya sea para matrimonios igualitarios o de diferente sexo".

La iniciativa resta que sea tratada en comisión para luego pasar al recinto de la Legislatura porteña.