En el Conurbano, los héroes de verdad están a la vuelta de la esquina

Mauro Diego(Por Pablo Pallás) Recorrer las páginas de esta primera novela del vecino de Lomas de Zamora, Diego Mauro, es recorrer las calles de esta ciudad y encontrarse con vecinos que nos recuerdan a otros vecinos y así en una sucesión infinita de repeticiones que nos llevan al núcleo, a la esencia del sur del conurbano.

 

Diego Mauro, docente, director de escuela en el barrio Olimpo, nacido en la ciudad de Buenos Aires en 1965 pero ciudadano desde pequeño en los barrios de Lomas de Zamora, se mete en la vida cotidiana de su ciudad y nos presenta a Palomo, una suerte de alter ego, que llegando una nueva navidad protagoniza dos historias con cierto desfasaje de tiempo, en forma paralela pero que se van sincronizando de una manera ejemplar.

Mauro que fue dando forma a su vocación de escritor en varios talleres, entre ellos el de Ángela Pradelli, vecina de Turdera, colaboró con sus textos en la revistas Clepsidra y Sudestada, entre otras. Con su relato: “Capacidades  especiales” fue premiado con la segunda mención en un concurso de relatos similares organizado por la red interamericana de personas con capacidades especiales  y llevado al braile y al audio. El autor señala. “ Puedo decir con orgullo que fui traducido al braile” El relato se grabó en  forma de radioteatro y se los puede escuchar en la web. Por supuesto el personaje central, un vecino de Lomas que transitaba en una bicicleta en la que los pedales estaban a la altura de sus manos y que muchos lugareños recuerdan.

Consultado Diego Mauro sobre los personajes de su novela, como ya dijimos, inspirados en vecinos de la zona, nos comentó:  “Son un grupo que forman parte del conurbano bonaerense, son de una clase media que se cae, no se sabe de qué viven. Una generación que mira con recelo a las clases populares”.

Este grupo, entre los cuales se encuentran el tío Elías, o Moralito con su Siam Di Tella, interactuan a manera de coro –como en las tragedias griegas- con Palomo, haciendo las veces de Corifeo. Palomo los interpreta, los protege, los quiere y  los odia  a la vez. En el fondo esta “tragedia” tiene como escenario las calles del sur del gran Buenos Aires, y seguramente algún recuerdo, alguna situación, algún vecino nos venga a la memoria cuando recorremos sus páginas.

Parado en las premisas: “Escribir sobre lo que conoces” y “Cada frase caracteriza al personaje en cuestión” relata Mauro:  “Cerca de Navidad se desarrollan los hechos, este grupo para esa época se reúnen casi permanentemente, viven en un presente continuo”  y agrega: “Están dispuestos a subirse a cualquier tren, los lleva la corriente, son tipos solos, que forman una comunidad fraterna, pero están solos”.

Al autor le es imposible imaginar a estos personajes entrañables en otra situación o contexto que no sea un barrio del sur del Gran Buenos Aires.

Diego Mauro, padre, director de escuela, escritor, comienza un recorrido con editoriales, presentaciones y distribuciones, que hasta hace poco no imaginaba. El inicio es esta luminosa novela: “Nadie se muere en la víspera” publicada por Voria Stefanovsky Editores, que lleva una ilustración de tapa de un amigo de Mauro, el artista Vastasimon.

Para culminar e invitarnos a leer la novela, Diego Mauro, sostiene: “Quise rescatar la épica del bar, quise rescatar en un escenario de pocas cuadras, todas las cosas que pueden ocurrir, en definitiva, busqué la épica barrial, en personajes que no están contaminados por la tecnología, que viven una soledad particular y que hacen un culto de la amistad”.

Para los que celebramos la Navidad en el barrio, la novela de Mauro, nos invita a mirar las calles de todos los días, los colectivos, las casas, los negocios, los vecinos, que nos cruzamos a diario, de otra manera, de una manera afectuosa y atroz a la vez.